(III) Wednesday Series Fernando Sor: guitar music

(III)

  1. The event took place on
José Luis Rodrigo, guitar

TERCER CONCIERTO____________________________________________________

La Sonata, Op. 15 b, en un solo movimiento, fue publicada por primera vez en el Journal de Musique Etrangére pour la Guitare, editado por Castro en París hacia 1810. Nos hallamos, pues, con toda certeza ante una obra compuesta aún en el período español de Sor. Fue también publicada por Meissonnier, de París, en la segunda década del siglo XIX, y más tarde por Simrock, de Bonn. De las cuatro sonatas de Sor, ésta es sin duda la más amable y graciosa; frente al amplio juego instrumental de la Op. 14, la anchura de miras de la Op. 22 y la densidad de la Op. 25, la Op. 15 b se nos presenta diáfana y cristalina, casi diríamos intrascendente. Pero ello no debe desviar nuestra atención del sutil juego tonal, de la belleza de los temas y de la solidez del desarrollo, elementos siempre muy difíciles de lograr y equilibrar en obras de naturaleza tan transparente. Salvo la Op. 25, todas las sonatas de Sor fueron compuestas en España. ¿Quiénes serían sus modelos? La pregunta no resulta tan ociosa si consideramos que, para la fecha en que fueron compuestas -antes de 1813-, estas obras representan una verdadera innovación, y no sólo bajo el punto de vista guitarrístico. La sonata bitemática y tripartita aún no había, para esos años, arraigado fuera del mundo de habla alemana. Entre lo que recuerda Sor de los primeros días de su estancia en Montserrat, se halla la audición de una sinfonía de Haydn. No cabe duda que en sus años de escolano tuvo ocasión de escuchar, interpretar y analizar muy buena música bajo la dirección de su maestro Anselmo Viola. De cualquier forma, las sonatas de Sor resultan doblemente admirables por provenir de un país y de un instrumento que se hallaban muy alejados de la vanguardia musical. Son, pues, muy indicativas de la capacidad de búsqueda y del talento de su autor.
Por lo menos dos minuetos de los que forman el Op. 11 fueron también compuestos en España. Este Op. 11 es, en realidad, una recopilación de obras diversas: dos temas variados y doce minuetos. Alguna de estas obras ya había sido publicada con anterioridad, aunque la primera edición conjunta de estas piezas apareció en Paris hacia 1822, en la imprenta debajo el título de Deux thémes variés et douze menuets, Op. 11.

La Fantaisie elegiaque à la mort de Madame Beslay, née Lavavasseur, Op. 59, es una pieza fúnebre (incluso tiene un grabado de una urna funeraria en la portada) compuesta para honrar el recuerdo de esta Madame Beslay, de cuya vida no nos ha llegado ninguna noticia. Bajo el punto de vista armónico es una de las obras más interesantes entre las de Sor: ya Mitjana hace notar su «inspiration pleine de noblesse». Después de una introducción (andante largo) sigue una marcha fúnebre (andante moderato), en cuyos últimos compases, sobre un motivo de tercera menor ascendente, el compositor escribe las siguientes palabras: Charlotte! Adieu! ¿Conocedía Sor el Muss es sein beethoveniano? No lo sabemos.
El 24 de abril de 1836 Sor ofreció un concierto a beneficio propio: fue una de sus últimas apariciones en público. La audiencia, según hizo constar la Revue et Gazette Musicale de París, estuvo formada principalmente por españoles. En ese concierto, entre otras cosas, Sor tocó su Fantaisie villageoise, Op 52. Tocó, además, a dúo con Aguado. La misma Revue et Gazette hace notar que Aguado tocó entonces con una postura innovadora: «en lugar de sostener la guitarra sobre sus rodillas, la coloca en una especie de pedestal que permite que las manos del ejecutante queden libres, y le da más estabilidad al instrumento». Se trataba, claro está, del famoso «tripódison» inventado por Aguado. Esta debió ser una de las primeras veces que lo usó en público. En la Fantaisie villageoise no aparecen variaciones: consta de una primera parte en andantino, seguida de «Appel», «Danse» (allegro) y «Priére».
Le calme, caprice, Op. 50, fue impreso por primera vez hacia 1832 a expensas del autor. Estaba dedicada (al igual que el Op. 47) a Mlle. Crabouillet, alumna de Sor. Se trata de una obra de un solo movimiento, algo no muy frecuente en Sor.
La Introducción y variaciones sobre un tema de «La flauta mágica» de Mozart, Op. 9, es la obra más conocida de Sor y, sin duda, una de sus mejores composiciones. Fue publicada por primera vez en Londres en 1821 y dedicada a su hermano, el también guitarrista y compositor Carlos Sor. En la portada se lee que la obra va impresa «tal como fue interpretada por su autor en los Nobilities Concerts.» Después de una introducción lenta viene el tema, Das klinget so herrlich, del final del primer acto de la obra de Mozart, también empleado por Sor en el Op. 19. Al tema siguen cuatro variaciones, cada una de ellas con una personalidad muy definida y muy diferente a las demás variaciones, y una coda de gran virtuosismo.

      1. Fernando Sor (1778-1839)
      1. Sonata, Op. 15 (b)
      2. Minueto en Sol mayor Op. 11, nº 1
      3. Minueto en Sol menor Op. 11, nº 2
      4. Fantaisie elégiaque Op. 59
      5. Fantaisie villageoise, Op. 52
      6. Le calme Op. 50
      7. Introducción y variaciones Op. 9 sobre el tema "O cara armonia", de La flauta mágica de Mozart