(I) Wednesday Series Shostakovich, chamber music

(I)

  1. The event took place on
Trío Bellas Artes . Rafael Khismatulin, violin. Paul Friedhoff, cello. Natalia Maslennikova, piano

Sonata en Re menor, para violonchelo y piano, Op. 40Composición: De 14 de agosto a 19 de septiembre de 1934 (Leningrado)
Dedicatoria: "A Viktor Lvovitch Kubatski"

Movimientos: Cuatro
Duración aproximada: Ventisiete minutos
I. Moderato. 4/4. Re menor. Sonata bitemática.
II. Moderato con moto. Allegro. 3/4. La menor. Scherzo con Trío.
III. Largo. 4/4. Si menor. Romanzas en tres partes.
IV. Allegretto. 2/4. Re menor - Re mayor. Rondó-Sonata.
Estreno: 25 de noviembre de 1934. Leningrado, Conservatorio. Viktor Kubatski, violonchelo; Dmitri Shostakovich, piano
Tras una sucesión de obras de todo tipo y diseño, sustancialmente orquestales, Shostakovich pareció entrar, a partir de 1932, en una etapa de consolidación, con menores necesidades experimentales. En el año citado había completado su ópera Una Lady Macbeth del Distrito de Mtsensk, y en ese año había contraído matrimonio con Nina Varzar, a la que había conocido en 1927. A su esposa dedicó el artista la partitura de la ópera, primera -tal era la idea del autor- de una trilogía sobre la condición de la mujer en Rusia.

La ópera se estrenó en Leningrado, en el Teatro Maly, el 22 de enero de 1934: su éxito fue extraordinario, y en ese mismo año llegó a Moscú. Arthur Rodzinsky la presentó en Estados Unidos al año siguiente (Cleveland, 1935) y Albert Coates la dió a conocer en Inglaterra en versión de concierto en 1936. Con buen criterio de historiador, anota Meyer: "Aunque suene a paradoja, a pesar de la situación cada vez más trágica de su país, los dos años siguientes al estreno de Lady Macbeth de Mtsensk constituyen uno de los períodos más apacibles de la vida de Shostakovich".

En ese "estadio creativo" de tranquilidad, el músico compuso tres obras que en muchos aspectos anticipan el talante del Shostakovich "romántico" -la expresión es desafortunada, sin duda, pero no es fácil encontrar otra más apta con carácter de etiqueta- de la Quinta Sinfonía de 1937: los Venticuatro Preludios para piano, Op. 34 (de 1932-33), el Concierto nº 1 para piano, trompeta y orquesta de cuerdas, Op. 35 (de 1933) y la Sonata para violonchelo y piano, op. 40, fechada en 1934. A mitad de camino entre el "iconoclasta" de los años 20 y este más relajado creador se halla el músico que compone la fabulosa Suite nº 1 para orquesta de jazz, la divertida partitura para la película de dibujos El cuento del Pope, Op. 36, y el ballet El arroyo luminoso, Op, 39. Y recogiendo todo su bagaje previo, el de los años 20 y el del primer lustro de los 30, está el poderoso autor de los Cinco fragmentos para orquesta de cámara,Op. 42 (1935) y la Sinfonía nº 4, Op. 43 (1935-36).

De todas las páginas antedichas, la más "conservadora" es la Sonata, Op. 40, que Shostakovich compuso para su amigo el violonchelista Viktor Kubatski, dedicatario de la pieza, que el compositor redactara, según indica la partitura, en poco más de 30 días.

Estrenada la obra el día de Navidad del mismo año de composición, pocos meses después Gregor Piatigorsky la daba a conocer fuera de la Unión Soviética y gestionaba la publicación de la partitura. Música de elaboración clásica y estilo marcadamente melódico, para la cual el comentario de Miaskovsky, el amigo y confidente de Prokofiev, se ha hecho referencia obligada en los comentarios a la pieza: "He visto -anotaba Miaskovsky el 29 de marzo del año 35- la Sonata de Shostakovich: es maravillosa".

Kubatsky diría, años después del estreno, que el primer movimiento, Moderato, de la obra surgió tras dos noches de insomnio y pelea conyugal entre Shostakovich y Nina. La cálida, romántica entrada del violonchelo, parece tener poco en común con tales ocurridos familiares, y su amplitud de ideas y desarrollo se compensa, en los pasajes finales, con un Largo que recapitula, en un clima de quietud, con el instrumento de cuerda asordinado, los elementos de partida. En contraste, el breve Allegro, irónico, batallador, parece más campo de discusión entre iguales, con los vehementes ataques del piano y las descaradas respuestas o interpelaciones del violonchelo.

El inmediato Largo, que el violonchelo abre de nuevo con sordina, nos lleva a una meditación concisa, clara, con un Shostakovich que está aún lejos de la intensidad de sus grandes tiempos lentos sinfónicos o de cámara, pero que ya se revela capaz de una introspección sutil. El Allegro de clausura, directo, vehemente, abierto por el piano en un 'moto perpetuo' al que tras 17 compases se adhiere el solista de cuerda, constituye una conclusión eficaz, virtuosista y rotunda de la primera producción amplia del músico en el campo camerístico.

El Moderato anotado a continuación fue, en inicio, uno de los movimientos del Op. 40, y debía inscribirse entre los tiempos primero y tercero de la composición, pero Shostakovich prefirió reducir a cuatro los apartados y dejar la Sonata en los términos rotundamente clásicos de la estructura que nos es conocida.


Preludios Op. 34
Shostakovich fue un excelente pianista, alumno de Nikolaiev, y obtuvo en 1927 un diploma de honor en el Concurso Chopin de Varsovia. Ya había escrito por entonces para piano las Tres Danzas fantásticas Op. 5 (1922), la primera de sus dos Sonatas (Op. 12, 1926), y los Aforismos Op. 13 (1927). Los 24 Preludios Op. 34 fueron escritos en 1933 a imitación de lo que habían hecho Chopin en 1839 o Scriabin entre 1888 y 1896, siguiendo el orden tonal del ciclo de quintas y alternando el modo mayor y el menor. Escucharemos ahora una selección en arreglos para violín y piano de Tsyganov. Hay en ellos muy diferentes maneras de escritura pianística y bastantes parodias de danzas o de géneros de música de salón.


Trío nº 1 en Do menor, Op. 8

Composición: Agosto a octubre de 1923, Petrogrado
Dedicatoria: "A Tatiano Ivanovna Glivenko"

Edición: Boris Tishchenko, 1981
Movimientos: Uno
Duración aproximada: Trece minutos
Sonata bitemática. Do menor - mayor.
Estreno: 20 de marzo de 1925, Moscú (Conservatorio). Nikolai Fedorov, violín; Anatoli Egorov, violonchelo; Lev Oborin, piano.

Esta partitura, que incluso su autor decidió dar por "perdida" -aunque era perfectamente conocida en su círculo de amigos e íntimos-, va unida a la primera relación sentimental en la vida de Shostakovich. De Tatiana Glivenko, dedicataria de la pieza, no se hace mención alguna en "Testimonio", y son los esposos Sollertinsky quienes nos dan noticia de la historia:

d
primera vez en su vida, sus pensamientos no estaban absortos en la música. En el sanatorio donde estaba sometido a tratamiento, Shostakovich conoció a una chica, Tanya Glivenko, que era la hija de un reputado investigador literario que residía en Moscú, y que había acudido a Gaspra de vacaciones, con su hermana, al término del año académico. Era todavía estudiante y de la misma edad que Dmitri; él había nacido un 25 de sepiembre y ella dos semanas después.

d
Tanya era bajita, delgada, de pelo negro, y cara redonda y graciosa. Era muy sociable, simpatica y enseguida ganaba amigos. Siempre estaba rodeada por una corte de admiradores, apuestos e inteligentes. Los Shostakovich se unieron al grupo. Pasaban el día nadando, jugando al volleyball y paseando por las inmediaciones. Por la tarde, todos estos nuevos amigos se reunían para escuchar a Shostakovich tocar el piano.
Tampoco Dmitri pudo sustraerse a los encantos de Tanya. No se atrevía a albergar esperanza alguna de que sus sentimientos fueran correspondidos. Enfermizamente tímido, siempre estaba encerrado en sí mismo y procuraba no atraer la atención de los demás. En medio de los otros, llenos de aplomo, se sentía como un patito feo, con su cuello vendado y sus enormes gafas. Pero a los pocos días ocurrió el milagro, y comprendió que sus sentimientos hallaban respuesta: Tanya le trataba con cariño e interés, y demostraba alegría cada vez que lo veía.

Décadas después, a la muerte de Dmitri Shostakovich -por entonces el compositor mundialmente famoso-, Tanya Glivenko declaró: '¿Cómo podía haber alguien que no le amara? Todos le queríamos. Era tan inocente y tan honrado, pensaba siempre en los demás -cómo ayudarlos a que las cosas fueran mejor y más sencillas. Nunca se preocupó de sí mismo. Si en la tierra hay santos, él era uno de ellos. Así era de joven, cuando le conocí, y así ha sido hasta el fin de su vida.'

(...) Tras la muerte de su padre, (Dmitri) pasó a ser el único apoyo, orgullo, alegría y esperanza de su familia. Su madre y sus dos hermanas lo adoraban, seguiían apasionadamente sus logros y se mostraban celosas -esa es la palabra- de cualquier otra persona que entrara en su vida. Tanya era dulce e indecisa, y Dmitri no se distinguía por su firmeza de carácter. Así que los años pasaron, y en 1929 Tanya se casó con otro hombre".

Musicalmente, la obra dedicada Tanya Glivenko consiste en un amplio movimiento de Sonata, aunque, como Wolfgang Plagge ha señalado , "la obra propende a lo rapsódico, a pesar de su forma Sonata". Las primeras tres notas de la pieza, entonadas por el violonchelo, se erigen en célula motívica del conjunto. Tras esta suerte de introducción, en la que el discurso modula caprichosamente, se escucha el primer tema, de carácter afirmativo resulto y asertivo, normal alternativa a un segundo elemento más lírico, en forma de romanza. En un amplio desarrrollo, ambos temas se combinan y se escuchan en sucesión; de manera ortodoxa -el joven Shostakovich de 17 años no quebranta regla alguna-, los dos temas se recapitulan y la página se cierra con una exultante Coda en el modo mayor.

      1. Dmitri Shostakovich (1906-1975)
      1. Sonata en Re menor para violonchelo y piano Op. 40
      2. 24 Preludios Op. 34: Nº 2, 6, 12, 13, 17, 18, 19, 21, 22 y 20 (arreglo para violín y piano de D. Tsyganov)
      3. 24 Preludios Op. 34: Nº 10, 15, 16 y 24 (arreglo para violín y piano de D. Tsyganov)
      4. Trío nº 1 en Do menor Op. 8