Homage to M. Santiago Kastner Wednesday Series Three masters of Spanish musicology

Homage to M. Santiago Kastner

  1. The event took place on
José María Más y Bonet, organ

Macario Santiago Kastner nace el 15 de octubre de 1908 en Londres, en el seno de una familia de gran tradición musical. Inicia sus estudios en dicha ciudad para continuarlos después en Amsterdam, bajo la dirección de la profesora María van den Ebbenhorst Tengbergen. Posteriormente, en Leipzig, estudia piano con Hans Beltz, clave con Günther Ramin, teoría musical con Friedrich Hogner, musicología con Hans Prüfer y construcción de instrumentos musicales de tecla en la casa Julius Feurich. El año 1929 se traslada a Barcelona con motivo de la Exposición Internacional, y en ella permanece por espacio de varios años, hasta que la deja al iniciarse la guerra civil española. En la: Ciudad Condal se especializa en musicología bajo las orientaciones de Higinio Anglés, y de piano, clave y clavicordio con Joan Gibert Camins. Asimismo, participó en cursos de música antigua en París y Berlín. A fin de investigar la música antigua portuguesa se instala en Lisboa.
Como concertista de clave y clavicordio, Macario Santiago Kastner da importantes y numerosos recitales en Alemania, Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Holanda, Gran Bretaña, Islandia, Italia, Portugal, Suecia y Yugoslavia, actuando también en las principales emisoras de radio y televisión de los países mencionados.
Realiza cursos y da conferencias en las Universidades siguientes: Bruselas, Copenhague, Aarhus, Barcelona, Madrid, Santiago de Compostela, París, Toulouse, Amsterdam, Utretch, Londres, Lisboa, Coimbra, Oporto, Estocolmo y Upsala, así como también en los Conservatorios de Friburgo, Amberes, Málaga, Karlstad, etc. y en Palencia y Burgos. Durante varios años fue profesor en los cursos para extranjeros en Madrid y Málaga. Recientemente, ha sido invitado para impartir varios cursos en las Universidades de Stanford, California (EE.UU.), Athens, Georgia (EE.UU.) y Pretoria (Africa del Sur).
Desde 1947 es colaborador permanente del Instituto Español de Musicología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y este mismo año se le nombra profesor del Conservatorio Nacional de Lisboa, donde actualmente sigue impartiendo los cursos de clavicordio e interpretación de música antigua.
En 1960 funda y dirige el grupo instrumental «Menestreis», de Lisboa, dedicado a la música ibérica. A partir de 1958 pertenece a la Comisión de Musicología de la Fundaçao Calouste Gulbenkian. Es colaborador científico y organológico del Museo Instrumental del Conservatorio Nacional de Lisboa. Forma parte de diversos jurados, en especial en el Conservatorio Nacional de París, y colabora en diversas organizaciones internacionales: Congreso Internacional de Musicología (Barcelona), UNESCO, Centre National de la Recherche Scientifique, Sociedad Internacional de Musicología, etc. Participa e impulsa los Encuentros de Música Antigua Instrumental Ibérica entre España y Portugal. Recorre e investiga la mayoría de archivos españoles y portugueses en busca de música antigua instrumental ibérica inédita.
En 1965 fue elegido Académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid). Ultimamente se le rinde un íntimo homenaje en la ciudad de Salamanca bajo los auspicios de la Cátedra Francisco Salinas de esta universidad.
Semblanza

Conocí a M. S. Kastner a través del compositor catalán Josep Soler el año 1971, y en Barcelona, ciudad a la que él viajaba con cierta frecuencia a fin de resolver asuntos pendientes con el Instituto Español de Musicología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, debido a su vinculación como colaborador del mencionado centro. Después de una prolongada, cordial y aguda entrevista, me sugirió la idea de trasladarme a Lisboa para estudiar bajo su tutela. A partir de entonces entré en contacto con él a fin de realizar mis estudios de musicología, estudios siempre efectuados en lengua catalana, idioma que habla correctamente gracias a su larga estancia en Catalunya, de la que es un gran conocedor.
Macario Santiago Kastner sorprende por su perfecto dominio de la mayoría de lenguas que se hablan en Europa, así como también de su agilidad en utilizarlas.
A lo largo de los años se entabla una cálida y profunda amistad maestro-discípula. Al igual que hizo con otros intérpretes y estudiosos españoles, Kastner abre las puertas de su casa y ofrece su experiencia musicológica; transmite su saber, cultura y humanidad, al mismo tiempo que irradia sencillez y buen amor, junto a mordaces y agudas críticas de su entorno. La vida de este hombre gira alrededor de la música, lo cual no excluye que al propio tiempo sea un buen degustador de la buena cocina y del buen vino, y disfrute y cultive el buen saber del arte culinario y del de catar vinos, tradición muy enraizada entre el ambiente musical. Es, asimismo, hospitalario y gran amante y devorador de libros.
La cálida y fuerte personalidad del profesor M. S. Kastner, que desde largos años deja huella en la musicología ibérica:, tan fecunda y certeramente, debe considerarse desde una triple perspectiva. Su labor en el campo de la historia de la música española y portuguesa se desarrolla teniendo como ejes centrales la investigación y la docencia, sin olvidar la importante labor de difusión de nuestro pasado a través de sus recitales por distintos puntos de la geografía europea y la revalorización del clavicordio como instrumento de concierto.
Su campo de investigación se centra en el estudio de la música instrumental de los siglos XVI al XVIII, y abarca desde la música de tecla hasta la de arpa, pasando, así mismo, por aquella escrita para conjuntos instrumentales.
Los estudios del profesor Kastner, tanto los referentes a sus libros, ensayos y artículos, como las ediciones que lleva a cabo de obras de Francisco Correa de Arauxo, Antonio de Cabezón, Antonio Soler, Manuel Rodrígues Coelho, Carlos Seixas, Antonio Carreira y un largo etcétera, enlazan, pero con enorme originalidad con los realizados anteriormente por Felipe Pedrell, Luis Vilialba e Higinio Anglés, dedicados a música para tecla. El carácter innovador de sus trabajos le convierten en el gran especialista de esta materia, así como también en un profundo estudioso y conocedor de la música para piano de las primeras décadas de nuestro siglo XX del que tan acertados juicios ha sabido intuir y emitir. Así pues, su reputación se inicia con la publicación e interpretación de desconocidos e inéditos autores españoles y portugueses cuya producción se centró en la música para teclado. Así mismo, sus monografías, biografías y ediciones marcan un nuevo y extenso camino en la investigación de la música instrumental española y portuguesa.
Sus investigaciones en archivos de España y Portugal proporcionan resultados sorprendentes, pues a través de ellas nos hemos apercibido de la existencia de gran cantidad de música de calidad olvidada hasta ahora y relativa a diversos instrumentos musicales. Es la primera vez que se explicita la existencia de nuevos autores y obras; su postura musicológica es la de desarrollar un amplio y profundo trabajo de investigación e interpretación de estas nuevas fuentes, colocándolas en su justo lugar en el devenir de la música española, pero sin encerrarse solamente en ella, sino aportando una nueva manera de entender la música ibérica a través de la imbricación con la historia de la música y la historia de Europa.
Su extensa obra científica está especialmente dedicada a dar a conocer, transcribir e interpretar nuestra música para instrumentos de teclado, de la que tan rico es nuestro país, y al cual se aproxima desde una doble vertiente: como intérprete y como investigador, transmitiendo a todos sus estudios el sello de la realidad sonora junto al de la realidad teórica, actitud original en nuestra musicología anterior. A esta postura le añade una nueva perspectiva más amplia y humanista como consecuencia de sus amplios conocimientos de literatura, historia y arte español: para él, esta doble visión de la realidad debe interrelacionarse con su contorno artístico y social, sin limitar el área de trabajo solamente al ámbito español, sino también al europeo. Sus propias palabras definirán mejor que las nuestras su posición científica y su talante novedoso en el pensamiento musicológico español. Macario Santiago Kastner decía lo siguiente en el año 1941: «Posiblemente habremos incurrido en yerros, habremos cometido defectos, pero no falta la sinceridad y el anhelo de ver la historia de la música desde un punto de vista europeo y no apenas limitado a uno u otro país. Respetamos el criterio ajeno, pero aquí nos guiamos por el nuestro» .Estas líneas definen la personalidad y el quehacer profesional en su doble faceta de maestro e investigador cuyo legado nos transmite a lo largo de su amplia obra investigadora y de su labor docente. Su ingente obra escrita, que es extensísima tanto en calidad como en calidad de los temas que trata: biografías, formas, instrumentos, sociedad, estética, etc., es el punto de arranque definitivo para todo el que quiera aproximarse al tema de la música para tecla ibérica, y constituye la constatación de su enorme labor en pro de nuestra historia musical.
Sus enseñanzas en el Conservatorio Nacional de Lisboa y, sobre todo, sus «particulares» clases en su domicilio, han dado lugar a una constante peregrinación e inapreciable guía por parte de muchos jóvenes intérpretes y estudiosos españoles, portugueses y extranjeros que se inician y perfeccionan en el complejo mundo de la musicología y de la interpretación de los instrumentos de tecla y de viento.
Su fino, culto y abrumador diálogo con los discípulos, base del trabajo en sus aulas, ha sido el método seguido para abrir el camino de la ilusión y el estudio a sus alumnos, rodeado y consolidado por su vasta cultura, dispuesto siempre a ofrecerla en sus explicaciones y por su gran generosidad en la utilización de su rica y amplia biblioteca musical.
La larga tarea docente que durante años académicos imparte en sus clases magistrales es única en la península, dejando huella y escuela (cosa poco frecuente en nuestras tierras) en todos aquéllos que se interesan, desde diversos ángulos, por el mundo de la música instrumental y, en especial, por el de la música de tecla de siglos pasados. Su reforma y modernización de la interpretación con los instrumentos de madera y metal es un hecho incuestionable en Portugal, al igual que la revalorización, reconstrucción y nuevas pautas por lo que respecta al clavicordio y al arpa. El diálogo, el entusiasmo y la lucidez de sus análisis provocan en sus alumnos la curiosidad, el estudio, la investigación y la duda constante, punto de partida esencial para el intérprete y el investigador. En definitiva, sus agudos juicios, sus hipótesis de trabajo, su amplia cultura y su talante abierto y dialogante envuelven su larga trayectoria investigadora y docente que tan profundamente arraiga en los que le conocemos y podemos disfrutar de su amistad.
Es un honor que no sé si merezco el haber sido invitada por la Fundación Juan March y, en especial, por el profesor Kastner, para escribir y reflejar a través de estas líneas su personalidad: musicólogo inglés con «alma ibérica», según palabras del propio homenajeado. Acepto y asumo dicha invitación con el deseo de hacer justicia a uno de los más representativos investigadores musicales de nuestra península, aunque, al propio tiempo, considero que existen otras personas que le conocen y que trabajan con él que podrían, tal vez mejor que yo, realizar la presentación de este eminente hispanista de la música de tecla ibérica, que tanto ha hecho para enriquecer nuestro patrimonio musical. .
Con estas líneas, escritas con la rapidez que exigen los plazos establecidos de tiempo, quisiera rendir un homenaje de gratitud y afecto a mi maestro, al propio tiempo que recoger un estado de opinión, un recuerdo, por parte de los numerosos intérpretes y musicólogos que hemos tenido, o tienen, la estima y el gusto de trabajar a su lado. A través de estas palabras, pretendo expresar la admiración del discípulo y, por supuesto, el testimonio de la larga amistad que me une a él.

María A. Ester Sala

      1. Antonio de Cabezón (1510-1566)
      1. Tiento de I tono
      2. Ultimi miei sospiri (Verdelot)
      3. Diferencias sobre la gallarda milanesa
      1. Antonio Carreira (1525-1589)
      1. Fantasia a quatro, sexti toni
      1. Anonymous
      1. Cançao a quatro glosada
      1. Sebastián Aguilera de Heredia (1561-1627)
      1. Registro bajo, de I tono
      1. Manuel Rodrigues Coelho (1570-1635)
      1. Primeira Susana grosada a quatro
      2. Segundo tento do segundo tom
      1. Francisco Correa de Arauxo (1584-1654)
      1. Tiento de IX tono
      2. Segundo tiento de medio registro de tiple, de XII tono
      3. Tiento de medio registro de baxon, de IX tono
      4. Tercer tiento de VI tono (Sobre la primera parte de la batalla de Morales)
      1. Carlos Seixas (1704-1742)
      1. Sonata em sol maior
      2. Fuga em la menor
      3. Sonata em do maior