Manuel Vicent in dialogue with Ángel S. Harguindey Poetics and Narrative Manuel Vicent

Manuel Vicent in dialogue with Ángel S. Harguindey

  1. The event took place on
Manuel Vicent in dialogue with Ángel S. Harguindey

El periodista y escritor valenciano Manuel Vicent (Villavieja, Castellón, 1936), autor de destacadas novelas como Pascua y naranjas (1967, Premio Alfaguara de Novela), Tranvía a la Malvarrosa (1994) y Son de mar (2000, Premio Alfaguara de Novela), dialoga sobre su trayectoria literaria con el periodista del diario El PaísÁngel S. Harguindey.

En palabras de Ángel S. Harguindey, por las novelas de Vicent "discurre la vida con la sencillez que sólo consiguen los muy sabios, con un formidable equilibrio entre los sentimientos, sublimes o mezquinos, más constantes en el ser humano vistos desde la cotidianeidad. Su prosa describe un concepto de la vida muy similar a una montaña rusa: cuando el lector cree que la narración está alcanzando el clima de un crepúsculo de Friedrich, la siguiente frase de Vicent le sitúa en una timba de póker con burlangas y marquesas en sillas de rueda."

Multimedia

  1. Manuel VicentManuel Vicent

    (Villavieja, Castellón) Licenciado en Derecho y Filosofía por la Universidad de Valencia, se trasladó posteriormente a Madrid, donde cursó estudios de Periodismo en la Escuela Oficial. Colaboró en las revistas Hermano Lobo y Triunfo y también en el diario Madrid. En esta publicación estrenó su faceta de columnista político, que continuó en El País, medio para el que escribe en la actualidad. Su obra comprende novelas, teatro, relatos, biografías, artículos periodísticos, libros de viajes, apuntes de gastronomía, entrevistas y semblanzas literarias, entre otros géneros.

    Por su labor periodística ha recibido, entre otros, el Premio González Ruano 1979 y el Premio de Periodismo Francisco Cerecedo, en 1994, otorgado  por la Asociación de Periodistas Europeos.

    Además de periodista, Manuel Vicent es escritor. Sus más de 15 obras publicadas le han hecho merecedor de varios galardones entre los que destacan el premio Alfaguara de Novela en 1966 por Pascua y Naranja, el premio Nadal en 1987 por La Balada de Caín, del que ya había sido finalista en 1979 por El anarquista coronado de adelfas. Otros libros suyos son: El resuello, Inventario de Otoño, La muerte bebe en vaso largo, Contra Paraíso, Del Café Gijón a ÍtacaLa novia de Matisse y Póquer de ases. Han sido adaptadas para el cine, sus novelas: Tranvía a la Malvarrosa y Son de mar (Premio Alfaguara de Novela 1999). En la actualidad Manuel Vicent compagina su labor como escritor y periodista con el de galerista de arte.

  2. Ángel S. HarguindeyÁngel S. Harguindey

    Nació en Madrid en 1945. Estudió Periodismo y tras colaborar en diversas editoriales (EstiArte y Elías Querejeta Ediciones) y medios de comunicación diarios y semanales (La Voz de Avilés, Informaciones, Hermano Lobo, etc.), entró en la plantilla del diario El País, a la que pertenece desde su fundación en 1976. Empezó como jefe de la sección de Cultura, fue responsable del suplemento cultural Babelia durante ocho años, redactor jefe de El País Semanal y redactor jefe de la sección de Opinión; en la actualidad, es adjunto a la dirección de esta publicación. Ha publicado el libro Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent.

Basically all the work, and we could actually say the entire life, of Manuel Vicent is based in his extraordinary powers of observation and in his not any less extraordinary capacity to narrate his observations. Add to that a culture born out of a young admiration for Baroja and "La Codorniz", as well as for Thomas Bernhard and the Presocratics, a culture that has not ceased becoming richer as years have gone by; also add the stylistic knowledge that the practice of journalism produces, in newspapers where synthesis rules as he proves sunday after sunday through his scarce 300 words on the last page of El País; finally, add a blast of irony and a crust of anti-myth estrangement, and the result will be an irrepetible cocktail that I would not hesitate to qualify as the most delicious of the contemporary Spanish literature. 

Vicent knows how to masterfully unite literature with memories, fiction with memory. And if just a sample is enough for you, I sincerely recommend you to read his book León de ojos verdes, where he recreates the summer of 1953 in Benicàssim allowing the reader to assist to a parade of characters and stories, each of them more slick and exciting than the other.

Along his novel, and in all of his novels, life goes by with a simplicity that only sages can obtain, with a formidable equilibrium between the most constant feelings, sublime or petty, of the human being as seen from the everyday life. His prose describes a concept of life very similar to a roller coaster: when the reader believes that the narration is reaching the climate of a twilight by Friedrich, the following sentence by Vicent puts him in a poker game with swindlers and marchionesses in wheel chairs.