Asphalt Silent Cinema The transition from silent to talking movies

Asphalt

  1. The event took place on
Pedro G. Cuartango

Asphalt (1929). Director: Joe May (94’)
Presentation: Pedro G. Cuartango

Multimedia

  1. Pedro G. CuartangoPedro G. Cuartango

    Nació en 1955 en Miranda de Ebro (Burgos). Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su actividad profesional en 1977 en Radio Nacional de Cáceres como redactor. En 1979 se incorporó a Actualidad Electrónica, el primer semanario sobre electrónica e informática en español, del que fue nombrado director en 1981. Asesoró en los trabajos del primer Plan Electrónico Nacional, siendo citado a comparecer por el Congreso de los Diputados como experto. En 1986 se incorporó a la redacción de Cinco Días. Al año siguiente, formó parte de equipo fundacional del semanario El Globo. En 1988 se incorporó a la redacción de Diario 16, donde fue nombrado en 1989 redactor jefe de la sección de Economía. Formó parte del equipo fundacional del diario El Sol, al que se incorporó como subdirector en 1990. En 1992 fichó como redactor jefe por El Mundo, donde en 2000 fue nombrado subdirector y responsable del área de Opinión y que dirigió desde 2016 hasta 2017.

    Ha sido secretario de la Asociación de Periodistas Económicos (APIE) y profesor del Máster en Periodismo de El Mundo. En la actualidad es columnista de ABC.

Asphalt is one of the last master pieces of German silent films. The movie premiered in 1929 and tells the story of a sensual thief who seduces a policeman attempting to arrest her for the the robbery of a diamond in a jewelry. The movie is directed by the Viennese filmmaker Joe May, who shot the film in the legendary UFA studios of Berlin. Later, May had to emigrate to USA to escape from Nazism, but before that happened, he directed the to best films of German Expressionism: Heimkehr and Asphalt. Asphalt is mixture of noir cinema and comedy, made with great visual boldness. It is worth mentioning the brilliant acting of Gustav Fröhlich and the unsurpassed Betty Amann, a femme fatale whose aesthetic would inspire Billy Wilder in Some Like It Hot. The movie contains scenes of great sensual intensity that scandalized the most conservative audiences. The careful photography of the Günther Rittau has to be highlighted due to its vanguardist aesthetic, as well as the soundtrack by Karl-Ernst Sasse. In summary, a true gem of the 1920's cinema that has only gained value as time has passed.