Ciclos de Miércoles:

Los intérpretes

  • Ana Quintans

    Ana Quintans es licenciada en Escultura y estudió canto en el Conservatorio Nacional de Lisboa, así como en la Academia Internacional de Ópera de Gante (con una beca de la Fundación Calouste Gulbenkian). Comenzó su carrera profesional en 2005 y se especializó como intérprete de la música de los siglos XVII y XVIII en 2005 de la mano de maestros como William Christie, Marc Minkowski, Raphael Pichon, Alan Curtis, Vincent Dumestre, Antonio Florio, Laurence Cummings, Leonardo García Alarcón, Enrico Onofri, Christian Curnyn o Ivor Bolton. Destacan sus actuaciones en algunos de los escenarios nacionales e internacionales más prestigiosos, como la Ópera Cómica de París, el Teatro de los Campos Elíseos, el Festival de Aix en Provenza, el Festival de Glyndebourne, el Concertgebouw de Ámsterdam, la Ópera de Lyon, la Ópera Estatal de Baviera, el Teatro Nacional de San Carlos de Lisboa, la Alten Oper de Frankfurt, el Teatro Real de Madrid, la Ópera Nacional Escocesa, la Sala Victoria de Ginebra, el Palacio de las Bellas Artes de Bruselas, la Fundación Calouste Gulbenkian, el Centro Cultural de Belem, el Carnegie Hall de Nueva York, el Festival de Viena, la Ópera Real de Versalles, el  Festival de Edimburgo y el Mozarteum de Salzburgo. Ha participado en varias grabaciones de las que destaca su álbum a solo con la Orquesta Concerto de Cavalieri con arias de ópera de Albinoni. Esta temporada encarnará Ilia en Idomeneo de Mozart en el Teatro Nacional de San Carlos de Lisboa, Minerva en Prometeo de Antonio Draghi en la Ópera de Dijon y Drusilla en una producción de L'incoronazione di Poppea de Monteverdi en el Festival de Salzburgo, así como interpretará el Stabat Mater de Alessando Scarlatti en la Ópera de Zúrich.

  • Carlos Mena

    Nace en Vitoria-Gasteiz en 1971. Se forma en la Schola Cantorum Basiliensis bajo la dirección de Richard Levitt y René Jacobs, en donde realiza estudios medievales y talleres de ópera. Como solista ha actuado bajo la batuta de Michel Corboz, Paul Goodwin, Mark Minkowsky, Ottavio Dantone, Juanjo Mena, Gustav Leonhardt, Christoph Coin y Andrea Marcon, lo que le ha llevado a cantar en festivales y salas de todo el mundo. De sus más de treinta recitales grabados para Mirare, Sony Music, Harmonia Mundi, Glossa, destacan los Stabat Mater de Vivaldi, Pergolesi y Sances, el Magnificat de Bach, la serie de las cantatas de Bach con el Ricercar Consort y los titulados Et Iesum, Paisajes del recuerdo y Under the Shadow, con los que ha ganado numerosos premios. En el ámbito de la ópera, debuta en el Teatro Real de la Moneda con La Rappresentazione de Cavalieri y recibe el elogio de la crítica y el público con Radamisto de Haendel en la Felsenreitschule de Salzburgo. Canta Orfeo en el Festival de Música Antigua de Innsbruck y en la Ópera Estatal de Berlín bajo la dirección de Jacobs, Il trionfo del Tempo e della Verità de Händel en el Festival de Pentecostés de Salzburgo y Europera 5 de Cage en el Festival de Flandes. En el Centro Barbican de Londres protagonizó Ascanio in Alba de Mozart con Europa Galante y encarnó Oberon en El sueño de una noche de verano de Britten; en el Teatro Real de Madrid, El viaje a Simorgh de Sánchez-Verdú y, en el Gran Teatro del Liceu, Muerte en Venecia de Britten.

  • Eduardo López Banzo

    Nacido en Zaragoza en 1961, es uno de los directores europeos que con más convicción ha hecho del historicismo su propia filosofía musical, con el propósito de hacer que la música, siglos después, aparezca otra vez como fresca y novedosa para el oyente contemporáneo.

    Clavecinista de formación, estudió en Ámsterdam con Gustav Leonhardt, quien le animó a trabajar en pro de la música barroca española. En el 2004 logró que el grupo fundado por él en 1988, Al Ayre Español, consiguiera el Premio Nacional de Música que concede el Ministerio de Cultura del Gobierno de España. Al frente de Al Ayre Español ha actuado en las salas más prestigiosas de todo el mundo, aunque también ha sido frecuentemente invitado a actuar como director con orquestas sinfónicas como las de Gran Canaria, Tenerife, Principado de Asturias, Galicia, Madrid, Castilla y León y Comunidad Valenciana y de la Orquesta Ciudad de Granada, y conjuntos de instrumentos originales como las orquestas norteamericanas New York Collegium y Philarmonia Baroque Orchestra de San Francisco, la orquesta belga B'Rock o la polaca Arte dei Suonatori.

    Como pedagogo, es requerido para impartir clases magistrales y cursos de especialización para las Universidades de Alcalá de Henares (Opera Studio), UIMP-Santander, Universidad de Zaragoza, León y Salamanca, así como para la Escuela Superior de Canto de Madrid y el CNDM (Ministerio de Cultura de España).

    Eduardo López Banzo es Hijo Predilecto de Zaragoza desde octubre de 2010.
  • Il Coro d'Arcadia

    En la Roma de finales del siglo XVII, tras la muerte de Cristina de Suecia, ilustres compositores y excelentes músicos de la altura de Arcangelo Corelli y Bernardo Pasquini, unidos al violinista Matteo Fornari, al violonchelista Giovanni Bononcini y al violinista Giovanni Lorenzo Luier, fundaron el Coro d’Arcadia. Sus actuaciones tenían lugar principalmente en la sede de la Accademia dell’Arcadia,  sober el Gianicolo, o en la residencia de la familia Chigi, y se caracterizaban por una gran sobriedad estilística y una maestría en la ejecución.

    Un ejemplo tan ilustre y maravilloso inspiró en 2013 al violinista barroco y compositor Alessandro Ciccolini, quien decidió entonces reunir a un extraordinario grupo de amigos-músicos y fundar un conjunto propio, con el mismo nombre de su predecesor corelliano. El rigor filológico, la centralidad del conocimiento armónico-estilístico, el respeto reverencial por las fuentes y la búsqueda de un ideal sonoro lo más fiel posible a la estética barroca (a través de la reconstrucción fidedigna de los instrumentos utilizados en los siglos XVII y XVIII) son los elementos fundamentales con los que el Coro d’Arcadia quiere restaurar, hoy en día, la centralidad de la “teoría de los afectos”, de la búsqueda de la belleza, de la expresividad y de la poesía. El Coro d’Arcadia se impone como objetivo la “conmoción” del oyente actual mediante la comunicación de las pasiones y los propósitos de lso compositores cronológicamente lejanos, pero aún perfectamente capaces de “hablar” al corazón y al alma.

  • María Cristina Kiehr

    Nació en Tandil (Argentina) e inició sus estudios musicales dedicándose al violín y al canto. En 1983 llegó a Europa, donde estudió con René Jacobs en la Schola Cantorum Basiliensis y con Eva Krasznai-Gombos. Inició muy pronto su carrera como solista, que la ha llevado a actuar en salas como la Musikverein de Viena, el Concertgebouw de Ámsterdam, el Théâtre des Champs Elysées, la Ópera de Sidney, el Barbican Hall de Londres, el Suntory Hall de Tokio o el Teatro Colón de Buenos Aires. Ha colaborado con artistas como René Jacobs y la Akademia für Alte Musik de Berlín, Jordi Savall, Gustav Lenohard, el Cuarteto Mosaïques y Nikolaus Harnoncourt, entre otros.

    A lo largo de trece años desarrolló una intensa actividad concertista con el cuarteto vocal La Colombina, con el que realizó numerosas grabaciones. Sin embargo, su verdadera identidad como intérprete floreció gracias a la cooperación con el clavicembalista Jean-Marc Aymes y la creación del conjunto Concerto Soave. Sus registros para Harmonia Mundi y Empreinte Digitale, centrados en el repertorio italiano del siglo XVII, han merecido los elogios de la crítica y han recibido numerosos premios. Junto a su interés por la música antigua, Kiehr ha realizado incursiones en la música de Brahms, Mendelssohn, Britten, Weber, López Buchardo, Mompou, Mozart o Liszt. También ha estrenado composiciones contemporáneas de compositores como Zad Moultaka o Silvan Loher, y ha interpretado diversos papeles en óperas de Monteverdi, Telemann, Purcell, Haydn o Poulenc.

  • Pierre Hantaï

    Pierre Hantaï nació en 1964 en París, en el seno de una familia con gran interés por el arte. Sus padres le legaron su pasión por la pintura, que practica desde la infancia. Pero fue su encuentro con la música de Bach lo que guió su vocación. Las grabaciones de Gustav Leonhardt al clave le marcaron profundamente. Se introdujo en la música hacia la edad de diez años, interpretando música de cámara con sus hermanos. Estudió solo (practicando en una pequeña espineta) el repertorio que le apasionaba, antes de formarse con el clavecinista americano Arthur Haas. Finalmente fue invitado por Gustav Leonhardt para estudiar con él durante dos años en Ámsterdam. Muy joven, tocó con personalidades como los hermanos Kuijken, Gustav Leonhardt, Philippe Herreweghe y Jordi Savall, entre otros.

    Se hizo conocido del gran público gracias a su grabación de las Variaciones Goldberg de Bach, una obra que ha tocado más de cien veces por todo el mundo. Le encanta encontrarse sobre el escenario con sus amigos músicos, y a menudo se presenta con la violinista Amandine Beyer, los clavecinistas Skip Sempé, Olivier Fortin, Aapo Haakinen y Maude Gratton. Ha grabado para diversos sellos discográficos y ha obtenido premios como el Gramophone, le Grand Prix du Disque, el Premio de la Academia Charles Cros y el Diapason d’Or.

Vídeos relacionados
Ver vídeo: Temporada de conciertos 2015-2016
Ver vídeo: Los Scarlatti y el barroco napolitano
Ver vídeo: Los Scarlatti y el barroco napolitano
Subir