menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Ciclos de Miércoles:

Más información

Los seis Quintetos para cuarteto de cuerdas y una segunda viola forman un pequeño corpus de singular significación en el arte de Mozart. Al igual que la quinta voz en motetes y madrigales de los siglos XVI y XVII, el quinto instrumento añadió a la formación reina de la música de cámara una dimensión nueva en profundidad de pensamiento y calidad de textura. Permite mayor variedad en los diálogos y nuevas e ingeniosas combinaciones en armonía y contrapunto.

En el caso de Mozart, los quintetos nos permiten además seguir paso a paso la evolución de su arte desde los 17 años hasta su madurez. Dos de ellos son obras muy finales, y uno (el KV 614) fue terminado poco antes de su muerte, como el Requiem o La clemenza di Tito; pero disponemos del punto de referencia de sus años en Salzburgo (el primero de los Quintetos, el KV 174), el de sus primeros años vieneses (Serenata en Do menor KV 388, transformada luego en el Quinteto KV 406,), y el su plena actividad en la capital del Imperio (los KV 515 y 516). No cabe más en menos.

No es la primera vez que estas obras son interpretadas en nuestra sala. Al margen de la inclusión de alguno de ellos en otros ciclos, en la primavera de 1985 fueron escuchados en el ciclo "Integral de Quintetos para cuerdas de Mozart", junto al Quinteto con trompa (KV 407) y el prodigioso Quinteto con clarinete (KV 581). Y dos de ellos (los KV 515 y 516) fueron también programados en el ciclo "Quintetos de Mozart, Mendelssohn y Brahms" en el invierno de 2003, donde pudieron observarse algunas de las felices consecuencias de estas obras inmortales mozartianas.
  

Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/