Thematic Mondays: La cantata barroca

More information

Con el nombre de Harmonicher Gottes-Dienst publicó TELEMANN entre 1725 y 1726 en Hamburgo un ciclo de 72 cantatas religiosas, destinadas a ser interpretadas en privado según se nos indica en la portada, para una voz y un instrumento solista (violín, oboe, flauta travesera o flauta de pico) con acompañamiento de bajo continuo. Todas las cantatas tienen la misma estructura: Aria da capo - Recitativo - Aria da capo, con el peso de la narración de la obra situado en el recitativo.

La Sonata en Mi menor de TELEMANN es la tercera de seis Sonatas metódicas (Hamburgo, 1728) que tienen como característica más llamativa un primer tiempo lento que ofrece dos versiones de la voz melódica: la simple y la ornamentada. Resulta sorprendente que existan ejemplos de tiempos lentos ornamentados por el propio compositor a lo largo del siglo XVIII, teniendo la gran importancia que tiene este fenómeno: el más conocido sería tal vez el adagio del “Versugh eine Anweisung....” de J J. Quantz. De la misma manera que Quantz hace una perfecta síntesis entre la forma italiana y la francesa de adornar los tiempos lentos, Telemann nos muestra aquí seis magníficos ejemplos. Las Sonatas metódicas del opus XIII tienen como segundo tiempo casi siempre un Vivace, que en cuanto al tempo se sitúa entre andante y allegro. En algunos de los encabezamientos de los terceros tiempos nos encontramos con “Cunando”, “Con tenerezza”, “Ondeggiando”, términos normalmente relacionados con las técnicas de arco y no como indicación de movimiento.

De la Sonata en Fa, Opus 1 n° 5, el manuscrito original de HÄNDEL no ha sobrevivido. La versión que usamos hoy (NOVA, David Lasocki, London 1978) se basa en primer lugar en el manuscrito de un copista de Händel, generalmente conocido como “S2”. Las copias de otras obras de “S2”siempre aparecen en la tonalidad original. Por otra parte, era habitual editar obras para oboe un tono más alto para así adaptarlas a la tesitura de la flauta travesera. En el siglo XVIII el mercado de partituras para flauta travesera era mucho más importante que el de oboe; la flauta travesera era el instrumento preferido de los “amateur”, mientras el uso del oboe siempre ha ido limitado a los “profesionales”.

En su cantata de cámara Mi palpita il cor, una de las más de cien cantatas escritas durante su estancia de cuatro años (1706-1710) en Italia, Händel se nos presenta como un auténtico compositor italiano, atento al énfasis en las calidades líricas y virtuosas de la voz. Händel puso música al texto de “Mi palpita il cor” en varias ocasiones: conocemos, aparte de la versión para soprano, oboe obligato y b.c. (HWV 132 B) que sería probablemente la original (c. 1707), otra para alto, flauta travesera y b.c. (HWV 132 C) en Mi menor, y una versión “mezcla” para alto, flauta, oboe y b.c.

Date: 2 April 2007
Place: Auditorium Fundación Juan March
Time: 19:00
Performers:
Free entrance

SERIES: Baroque music

Program of the series:

Up