menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Conciertos del Sábado:

Introducción

Gaspar Cassadó (Barcelona, 30-IX-1897 - Madrid, 24-XII-1966) fue uno de los más eminentes violonchelistas de su tiempo. Alumno de Pablo Casals en París desde 1907 a 1914, época en la que conoce a Falla, Turina, Viñes y la mayor parte de los músicos franceses o, como Stravinsky, que pasaron entonces por París, triunfó plenamente en todo el mundo a partir del final de la primera guerra mundial. Artista cosmopolita, se afincó a partir de 1923 en Florencia, donde se integró como un italiano más, sin olvidar nunca a España, país que recorrió innumerables veces de norte a sur tocando para la nutrida y benemérita red de Sociedades Filarmónicas. Sus abundantes giras internacionales, bien como solista o como participe de grupos camerísticos de primer rango, no impidieron una excelente labor pedagógica en los cursos internacionales de la Academia Chiggiana de Siena, en la Hochschule de Colonia o en los Cursos de Música en Compostela. Muchos de los mejores violonchelistas del mundo, y entre ellos gran parte de los españoles de entonces, se beneficiaron de sus consejos, y también, a través de la música de cámara, otros instrumentistas, especialmente de cuerda.

Pero suele olvidarse que Cassadó es, también, un compositor muy dotado, y, como en el caso de Toldrá, es de lamentar que su constante actividad como intérprete, a la que debemos muchas obras violonchelisticas de nuestro siglo, frenara su labor creadora. Escribió, naturalmente, para el violonchelo, pero no sólo para su instrumento. En este pequeño ciclo que rememora el 30º aniversario de su muerte, repasaremos también algunas de sus obras para violín y, sobre todo, sus raros e inéditos tres cuartetos para cuerdas, merecedores de más atención que la que habitualmente se les presta.

Subir