menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario

Preludios y fugas

2, 9, 16, 23 y 30 marzo 1996
Conciertos del Sábado:

Introducción

    El Preludio y la Fuga son dos formas musicales independientes que han pervivido como tales a lo largo de casi cinco siglos de historia musical. Son, además, dos formas antitéticas, pues si el Preludio -al margen de su función de pieza musical que puede servir para introducir otras piezas formando un conjunto mayor- generalmente adopta un espíritu muy libre a veces ligado a la improvisación o a la fantasía, la Fuga es una forma contrapuntística muy cerrada y sujeta a normas bastante estrictas en cuanto a número de voces polifónicas y su tratamiento.

    Sin embargo, y tal vez por la irresistible atracción que suele darse entre conceptos contrarios, Preludios y Fugas han sido unidos en múltiples ocasiones formando obras unitarias en dos episodios ligados por la misma modalidad o la misma tonalidad. Incluso han adoptado en su seno los procedimientos de la forma contraria (preludio fugado, fuga en función de preludio) y han asimilado matices que suelen darse con más profusión en formas musicales diferentes: Tocatas, fantasías... O han formado parte de formas musicales más complejas, como suites o sonatas...

    De todo ello encontraremos buenos ejemplos en este ciclo de cinco conciertos, en el que oiremos músicas de cinco siglos, desde el XVI al XX, y en cuatro instrumentos distintos: Órgano, laúd, clave y piano. En ellos se hará de nuevo patente cómo los mismos moldes formales se van transformando a lo largo del tiempo, acomodándose a los nuevos intereses artísticos de cada sociedad y plegándose a la fantasía de cada individualidad creadora.

Subir