menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Ciclos de Miércoles:

Introducción

«La guitarra nos atrae con un poder de imán fascinador». Con esta afirmación tan rotunda como exacta comienza Manuel de Falla su prólogo al libro Escuela razonada de la guitarra, de Emilio Pujol, que, como nos recuerda Federico Sopeña en sus notas a los Escritos sobre música y músicos, del compositor gaditano, fue el intérprete del estreno en París de su Homenaje a Debussy para guitarra, en 1922. Y este mismo año, con motivo del Concurso de Cante Jondo, Falla vuelve a la guitarra para definir las diferencias entre la popular y la que califica de "artística", sirviéndose de Debussy en un ejemplo: fue este «compositor a quien, en cierto modo, debemos la incorporación de esos valores a la música artística: su escritura armónica, su "tejido" sonoro dan fe de ello en no pocos casos. El ejemplo dado por Debussy tuvo inmediatas y brillantes consecuencias: la admirable Iberia de nuestro Isaac Albéniz cuenta entre las más ilustres».

Coincide además en un periodo de la música en que se acrecienta el interés por el color instrumental, el piano es también parte de la percusión y la amalgama de posibilidades de la guitarra popular y la "artística provoca el quiebro que la permite entrar sin limitaciones en la nueva música del siglo XX. El camino, como sucede de forma especial con los instrumentos de vocación solista, lo recorren juntos compositores e intérpretes, prolongando sin pausa la tradición de la guitarra en la música española. La diferencia con el pasado la establece la casi total desaparición del compositor-intérprete, como ha sucedido con casi todos los instrumentos. Pero se conservan en plena vigencia hábitos permanentes, porque el Concierto para violín de Brahms no seria como es si no hubiera contado con los consejos y sugerencias de Joseph Joachim.

Así entienden el conjunto de su trabajo muchos intérpretes, y entre ellos Gabriel Estarellas, no sólo para aconsejar o sugerir, sino para provocar la creación de nuevas obras. Para ello, y al margen de títulos aislados, planificó y llevó a cabo el encargo de una colección de "fantasías", a la que siguió otra de "sonatas", estrenadas por él en esta misma sala hace poco más de dos años, y que hoy cristaliza en una nueva colección de sonatinas. En unos casos ha instado a los compositores a volver a la guitarra; en otros, ha conseguido un primer acercamiento, con el mismo resultado de enriquecimiento de la literatura guitarrística.

En las sugerencias de Gabriel Estarellas, las formas clásicas elegidas para los encargos tienen un valor "testimonial", de unificación genérica. Cuando se utilizan hoy los términos formales del pasado no se busca el rigor de unas estructuras que han evolucionado, sino un punto de referencia del que son parte importante las posiciones de libertad creadora de cada compositor. Los comentarios concretos a cada uno de los seis estrenos de hoy así lo confirman.


Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/