menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Ciclos de Miércoles:

Introducción

CHARLOT
En Nuevas páginas de mi vida (lo que no dije en mi Automoribundia) dedicó Ramón Gómez de la Sema un capítulo entero a Charlot, el XII, con el título de Una ópera malograda:
En 1932 me insinuó Salvador Bacarisse que hiciese una ópera en tres actos, a la que él pondría la música.
Entonces, en versos de Opera Libre, inventé la ópera Charlot en la que me propuse que el gran cómico de la pantalla, que a la sazón no quería ni hablar ni cantar en las películas. apareciese con un sosias o personaje cantor que, siempre detrás de él -como una sombra- cantase como si fuese el propio Carlitos.

Ramón refiere que en 1933 viajó a Buenos Aires y leyó la obra en casa de Victoria Ocampo, entonces directora del Teatro Colón, entregando las partituras al joven y destacado músico Juan José Castro proponiendo que, para el estreno, se contratase al propio Charlot. Pero el estreno no tuvo lugar, Bacarisse guardó los papeles en la gaveta de la paciencia, la guerra les separó y algún intento posterior por parte del Teatro del Liceo tampoco tuvo fortuna. Ramón sólo la vio representada en el teatro de las sábanas blancas, pasando la obra a ser un sueño o un ensueño. En alguna ocasión se creyó perdida, como tantas otras.

Entre los papeles que Salvador Bacarisse, hijo, donó al Centro de Documentación de la Música Española Contemporánea de la Fundación Juan March en 1987, y cuya relación publicamos con motivo de la presentación del Catálogo de Obras 1988 del mencionado Centro, estaba la ópera Charlot, tanto en partitura de orquesta como en una reducción para piano y voces que es la que hoy publicamos en facsímil. Vinieron también algunos esbozos y varias versiones mecanografiadas del libreto, algunas con correcciones y apuntes rítmicos del propio Bacarisse.

Al celebrarse este año el centenario del nacimiento de Ramón Gómez de la Serna, creemos prestar un buen servicio a los especialistas de su obra ya los interesados en el teatro musical español del siglo XX, poniendo a su disposición tanto el libreto como la partitura de la obra. Una de las primeras becas literarias de esta Fundación endulzó los últimos meses de vida del escritor. Los fragmentos de la ópera que hoy escucharemos por primera vez en público tal vez posibiliten que, al fin, la obra llegue a su destino natural: la escena. ¡Ojalá fuese una escena española!


Subir