menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Ciclos de Miércoles:

Introducción

Cuatro Fragmentos de «Kiu»

La historia de estos «Cuatro Fragmentos de KIU» es breve. La Fundación Juan March me pidió, a fines de 1984, una obra de cámara. Por mi parte, hacía tiempo que me rondaba la idea de hacer algo partiendo del material de mi ópera. La idea nació fácil: ¿por qué no unos comentarios instrumentales sobre ella?. Pensé enseguida en la combinación flauta-piano. ¿Razones? Las habituales: «oí» la obra así, y así quedó. Lo que seguramente no impedirá otras versiones, aún hipotéticas.

KIU dura más de dos horas. Los presentes fragmentos alrededor de 20 minutos. Ha habido, pues, un trabajo de selección. La obra se compone de cuatro partes: Fantasía, Aria, Burletta y Andante-Adagio-Final. La Fantasía es una versión - casi diríamos una versión apresurada- del primer acto. Comienza con el principio del mismo y termina con su fin. Entre medias aparecen las caracterizaciones de los personajes, con énfasis en «Carol» y su idealización por «Simoll», el pasodoble de «Babinski» etc... El Aria es, casi textualmente, la de «Foster» en el primer acto: «No se lo creerá». La Burletta está hecha con todas las intervenciones del «Doctor» en el segundo acto. Y los Andante-Adagio-Final proceden también de éste: el momento de desesperación que sigue a la revelación del verdadero destino de los viajeros, el Aria de «Carol» que la sigue y el fin de la ópera.

En cada número hay cambio de instrumentos: flauta en la Fantasía, flauta en Sol en el Aria, flautín a solo en la Burletta y flauta, flauta baja y flauta en Sol en la última pieza. Razones tanto musicales como de fidelidad al texto original me forzaron a ello.

En una versión para flauta y piano de una ópera la primera facilidad que a mi juicio hay que evitar es la de limitarse a confiar al instrumento monódico la parte vocal. Estos «Fragmentos» repiensan - reescriben- el material musical de KIU, de forma que el diálogo entre el instrumento polifónico y el monódico no coincide forzosamente con la relación orquesta-voz. De la misma manera, la escritura pianística presenta diferencias importantes respecto de la orquesta que la origina. Las necesidades de mi pianismo, tal y como se pueden observar en Comme d'habitude. Affettuoso o Cuaderno no toleran el hacer una «reducción», sino que piden una recreación de arriba abajo, si quiero hacer una obra válida con arreglo a mis exigencias estéticas. Y perdóneseme la aparente pedantería, que yo no juzgo tal.

Por lo que llevo dicho, se comprenderá que estos «Fragmentos» no son una reducción para flauta y piano de ciertos pasajes de KIU. Son una nueva visión, para otros medios sonoros, de un material musical cuya versión primera y original fue una ópera. Así, el contenido musical de la relación flauta-piano no tiene el mismo sentido que el existente entre voz y órquesta. Cambios de registro, posición diversa de los agregados, supresión de duplicaciones, transformación de los planos, etc., me sugirieron nuevas articulaciones, tiempos, formas de ataque, timbres, etc. que no hubieran cumplido función alguna en un contexto operístico. Y lo contrario. Es así como yo he trabajado siempre un material preexistente, fuese mío -«Dibujos» respecto de «Affettuoso», por ejemplo- o de otros - el Tomás Luis de Victoria de «Paráfrasis» o «Elephants Ivres»; la «Noche transfigurada» de «Quasi una fantasia», «We», etc. Termino agradeciendo a la Fundación Juan March por este encargo y la oportunidad que me ofrece de presentarlo.


Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/