Ciclos de Miércoles:

Introducción

En mayo y junio de 2001 programamos un extenso ciclo de seis conciertos con la integral de los 15 cuartetos de cuerda de Shostakovich, "una de las más amplias series de cuartetos del siglo XX y una de las más bellas y emotivas."

Entonces dimos a entender que en un futuro próximo ofreceríamos el resto de su obra camerística, en especial los dos Tríos, las tres Sonatas (para violonchelo, para violín, y para viola, las tres en diálogo con el piano) y el Quinteto. Es lo que hacemos ahora.

En realidad, para completar la serie, tendríamos que haber programado algunas de sus obras para dos pianos, desde la temprana Suite Op. 6 de 1922 hasta el Concertino Op. 94 de 1953 o la Tarantella de 1954. Pero nos pareció que eran obras menores que no competían bien con el resto de las programadas. En su lugar, y para que el piano a solo no quede excluído, escucharemos una selección de su gran homenaje a Bach de 1950-1951, los Preludios y Fugas Op. 87. Y también, para completar el primer programa, una selección de sus Preludios pianísticos Op. 34, pero en un arreglo de D. Tsyganov.

A lo largo del ciclo, y con pocas obras en realidad, tendremos ocasión de hacer un recorrido muy completo por la vida artística de Shostakovich, desde 1923 -fecha de su primer Trío-, hasta 1975, año de su Sonata para viola y piano, su última obra: Más de medio siglo de creación musical, en el centro del siglo XX.

Fundación Juan March

INTRODUCCIÓN GENERAL



Cuando Dmitri Dmitrievich Shostakovich vino al mundo, el 25 de septiembre de 1906, en Rusia -que entonces se llamaba Rusia- reinaba el Zar Nikolai Romanov, su ciudad natal se llamaba San Petersburgo y sólo unos meses antes de su nacimiento se había producido la masacre ante el Palacio de Invierno de los manifestante que encabezara el clérigo George Gapon. Cuando Shostakovich murió a los 68 años de edad, el 9 de agosto de 1975, su ciudad se llamaba Leningrado, después de haber sido Petrogrado, su país era la Unión Soviética (URSS) y en él "reinaba" Leonid Brezhnev, que había sustituido en el "empleo" a Nikita Kruschov, Iosif "Stalin" y Vladimir "Lenin". Si las enfemedades no hubieran empezado a lacerar en los años 60 el organismo del músico, y la casi tradicional longevidad rusa -Tolstoi, Stravinsky, Glière, su perfecto coetáneo Kabalevski- hubiera sido también atributo suyo, acaso habría podido vivir hasta 1990, 84 años, con lo que habría visto cerrarse el círculo: esto es, habría presenciado la caída del "Muro de Berlín" el 9 de noviembre del 89, la apertura política de Gorbachov en la URSS, la desmembración de la Unión Soviética, y quizá la re-nomenclatura de su nación y ciudad como Rusia y San Petersburgo.

Shostakovich entró desde muy niño en el mundo de la música. Sus padres amaban este arte, y su madre era una buena pianista, que había dejado una posible carrera como solista al contraer matrimonio. Ya en la infancia de "Mitya", la madre, Sofia Vassilievna, descubrió su oído privilegiado y sus posibilidades para la música: ella le dio las primeras clases de piano, para llevarle luego, 1916, a la Escuela de Música Glasser. En 1919, con 13 años, se le admitió en el Conservatorio de Petrogrado -la ciudad del Neva había cambiado de designación en 1914-, en donde pronto llamó la atención del director del centro, Alexander Glazunov. Estudió el piano con Leonid Nikolayev y la composición con el yerno de Rimsky-Korsakoff, Maximilian Steinberg.

En 1925, a los 19 años -fue también el año de El acorazado "Potemkin" de Eisenstein-, se diplomó en el Conservatorio con su Sinfonía nº 1, que al año siguiente, 12 de mayo de 1926, estrenó la Filarmónica de Leningrado -la ciudad había vuelto a cambiar de nombre en 1924-, con dirección de Nikolai Malko. En apenas dos años, Shostakovich entró en el circuito internacional de la música, ya que la Sinfonía del "joven portento" cruzó los confines de la nueva república y llegó a Berlín (Bruno Walter, 1927), a Filadelfia (Leopold Stokowski, 1928), a Viena (Otto Klemperer, 1929) y Nueva York (Arturo Toscanini, 1931). Por otra parte, su carrera como intérprete de piano parecía igualmente promisoria: en 1927 obtuvo una mención honorífica en el Concurso "Chopin de Varsovia", que ganó su compatriota Lev Oborin. En los años inmediatos, los de la gran animación cultural que patrocina Anatol Lunacharsky, Shostakovich se volcó en una actividad creadora casi febril, con músicas para la escena, el concierto, la ópera, el ballet y hasta el cabaret. Redactó en el año 27 su, todavía hoy asombrosa ópera, La nariz, basada en Gogol, y entre 1929 y 1931 los ballets La edad de oro y El perno, así como dos nuevas Sinfonías con final coral, la música para acompañar la proyección de la película de Grigori Kozintsev La nueva Babilonia o la música incidental para La chinche de Mayakovsky, con puesta en escena de Meyerhold. Entre 1930 y 1932 se consagró a la composición de una nueva ópera, Una Lady Macbeth del Distrito de Mtsensk, basada en una novela corta de Leskov, que se estrenó en 1934. El éxito volvió a acompañarle, dentro y fuera de Rusia, y Shostakovich, que contraía matrimonio con la físico Nina Varzar en ese 1934, era ya el gran compositor joven -todavía no tenía 30 años- de la URSS.

En enero de 1936 llegó, sin embargo, la severa admonición de la "autoridad (in)competente": el 28 de ese mes se publicó en el diario oficial del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética), "Pravda" ("Verdad"), un artículo, "Caos en lugar de música", con un salvaje ataque hacia el compositor y su ópera Lady Macbeth, acusando a Shostakovich de "decadentismo burgués", "formalismo" y "sensacionalismo a toda costa". A los diez días exactos, un nuevo texto en "Pravda" condenaba otra obra de Shostakovich, el ballet El arroyo luminoso. El músico pasó, en cuestión de días, del reconocimiento a la vejación, y de la gloria al desprecio: se le denominó "enemigo del pueblo", su música se retiró de escena, teatros y conciertos, y sus obras fueron discutidas (vilipendiadas) en asambleas populares. Anotemos que todos estos eventos fueron ignorados en Occidente durante años, y que sólo desde los años 40 entraron a formar parte de las biografías no rusas del compositor. Todo ese aislamiento, material y espiritual, llevó a un desesperado Shostakovich a la íntima convicción de que su fin podía estar cercano. Junto a la mesa de trabajo tenía siempre una maleta, para estar preparado si el KGB llamaba a su puerta, un estado de angustia que el músico describirá de manera sobrecogedora, a través de versos de Evtushenko, muchos años después, en su Sinfonía nº 13 de 1962. En ese año 36 había nacido su hija Galya y en el 38 Nina alumbraría a su hijo Maxim. En el mismo 'annum horribilis' de 1936, se le "persuadió" de la conveniencia de retirar de los ensayos de la Filarmónica de Leningrado su Sinfonía nº 4, que residiría en el limbo musical hasta 1961.

En 1937, 21 de octubre, se estrenó en Leningrado (Filarmónica, dirección de Mravinsky) la "Respuesta de un artista soviético a unas críticas justas", la Sinfonía nº 5, cuyo continente satisfizo al aparato del poder cultural y cuyo contenido, comprendido por muchos desde el día del estreno, se escapaba por entero a la "inteligentsia" oficial. Al año siguiente inició su ciclo de Cuartetos de cuerda y su acercamiento paulatino a la música de cámara, aunque a la par se consagró, casi en exclusiva, a la música fílmica e incidental, género para el que escribió nueve páginas entre 1938 y 1942. En esos años, regresó al Conservatorio de Leningrado, entonces como docente, y en 1940, supuesto "perdón" del poder, su Quinteto con piano obtuvo el Premio Stalin.

En 1941, la invasión alemana de Rusia, durante la II Guerra Mundial, volvió a convertir a Shostakovich en foco de atención internacional, ya que durante el sitio de Leningrado escribió su Sinfonía nº 7, otra obra aparentemente clara en su fachada, pero de enjundia tan críptica como la Quinta Sinfonía. La nueva obra, convertida en símbolo de la lucha contra el fascismo -"contra todo fascismo", como diría el compositor-, llegó a América en microfilm, y Arturo Toscanini, que obtuvo a través de la NBC los derechos de la primera interpretación fuera de Rusia, la dirigió-emitió en concierto radiofónico, seguido por millones de oyentes, el 19 de julio de 1942, todavía sitiada la ciudad a la que la obra se dedicaba, y casi cuatro meses exactos después del estreno en Kuibichev, 15 de marzo, que Samousud había efectuado con la Orquesta del Bolshoi. Los años de guerra suscitaron la redacción de importantes páginas del Shostakovich más "personal", tales como el Trío con piano nº 2, la Sonata para piano nº 2 o el Segundo Cuarteto, y la misma Sinfonía nº 8, cuyo talante lúgubre no convenció a las altas jerarquías soviéticas. Tras la contienda, la sarcástica -pero también tétrica- Sinfonía nº 9 volvió a molestar a quienes esperaban una "gran sinfonia de victoria". En 1948, 12 años después de los sucesos del 36, se produjo una nueva condena oficial, que esta vez avecindaba a Shostakovich -cabeza de lista- con Prokofiev o Khachaturian, autores todos a los que el decreto de Andrei Zhdanov - la llamada "resolución histórica" del Comité Central del PCUS- calificaba de "antipopulares". A Shostakovich se le prohibió estrenar obras sinfónicas, y páginas como su Concierto para violín nº 1, escrito para David Oistrakh, o su ciclo para solistas vocales y orquesta De la poesía popular judía, tendrían que esperar hasta 1955 para llegar al público. También se le apartó de la enseñanza en Moscú, donde se había instalado tras la guerra. En esos años de silencio, el músico se refugió en el Cuarteto -otros tres hasta 1953- y el piano -el ciclo de 24 Preludios y fugas, Op. 87-, además del cine, viejo compañero no vetado.

La muerte de Stalin, 7 de marzo de 1953, el mismo día del fallecimiento de Prokofiev, pareció abrir una nueva etapa en la vida soviética: fue este el período denominado "el deshielo" , que una nueva obra de Shostakovich -siempre cronista, "Pimen" del Boris de Pushkin y Mussorgsky, de su época- vino a signar, la Décima Sinfonía, en donde su anagrama D.S.C.H. -las notas, en solmización alemana, Re-Mi bemol-Do-Si, correspondientes, también en grafía germana, a la inicial del nombre y tres primeras letras del apellido- tomó carta de naturaleza. Al año siguiente, falleció Nina, la esposa, a cuya memoria dedicará el músico su Séptimo Cuarteto. La llegada de Kruschov a la Secretaría General del Partido dio la impresión de abrir, en efecto, un clima político, cultural y social marcado por una actitud más liberal. Shostakovich pareció recuperar ímpetus pasados para abordar obras ambiciosas, como las Sinfonías nºs 11 -otro ejemplo de soberano cripticismo- y 12, el Primer Concierto para violonchelo o, en otro ámbito, su máximo éxito en el área del Cuarteto, el Octavo de la serie. Pero el ademán oficial terminó por revelarse ilusorio: en 1962, el estreno, 18 de diciembre, de la Sinfonía nº 13 "Babi-Yar" provocó un nuevo enfrentamiento con las autoridades, que obligaron a "corregir" la obra en su aspecto literario. Es el mismo año de la aparición, censurada, de la novela de Solzhenitsin "Un día en la vida de Ivan Denisovich". Por otro lado, la salud del músico, que en 1962 se había casado con Irina Supinskaia, comenzó a resentirse en esta década: un primer ataque cardíaco en 1966, al que seguiría otro en 1971, dejó al artista al borde la parálisis -de la que se recuperaría merced a una titánica rehabilitación, impulsada por su profunda fuerza de voluntad-, y a ello se uniría, en los últimos años de su vida, un progresivo cáncer de pulmón. Será esta otra forma distinta de aislamiento y soledad.

Las paulatinamente minadas fuerzas físicas, sin embargo, son contrapesadas por la insobornable capacidad creadora, que en la última década de la existencia de Shostakovich genera una sucesión asombrosa de partituras señeras: los Segundos Conciertos para violonchelo y violín (1966 y 1967), las Siete romanzas sobre poemas de Alexander Blok (1967), la Sonata para violín y piano (1968), las Sinfonías nºs 14 (1969) y 15 (1971), las Seis romanzas sobre versos de poetas ingleses (1971), los Seis poemas de Marina Svetaeiva (1973), la Suite sobre versos de Michelangelo Buonarroti (1974), las Cuatro estrofas del Capitán Lebiadkin -sobre Dostoyevsky- (1974), la Sonata para viola y piano (1975, concluída días antes del fallecimiento), y sobre todo, los cinco últimos Cuartetos, nºs 11 a 15, compuestos entre 1966 y 1974. A su muerte, en 1975, Dmitri Shostakovich fue saludado dentro y fuera de Rusia, como uno de los grandes creadores del siglo. Sobre él, tras la muerte, y hasta el día de hoy, todo tipo de literatura, con no menos de quince grandes trabajos -comprendidas sus "Memorias", "Testimonio", que llegaron a Occidente en 1979 a través de Solomon Volkov, y cuya veracidad, polémica y cuestionada, se da hoy por válida-, que han tratado de desentrañar la vida, el sentir, el pensar y el creer de este maestro. Pero todavía hoy, y por descontado siempre, la mejor manera de conocer a Dmitri Shostakovich es el encuentro con su música.

Dmitri Shostakovich: obras de cámara
Catalogación cronológica

1922 Suite en Fa sostenido menor, Op. 6, para dos pianos
1923 Trío, nº 1 para violín, violonchelo y piano (Partitura editada por Boris Tishchenko)
1924 Tres piezas, Op. 9 para violonchelo y piano (Partitura perdida)
1924/5 Dos piezas, Op.11, para doble cuarteto de cuerdas
1931 Transcripción para dos pianos, de la Sinfonía de los Salmos, de Stravinsky
1931 Dos piezas, para cuarteto de cuerdas (Originalmente, Op. 36)
1934 Sonata en Re menor, Op. 40 para violonchelo y piano
1934 Moderato en La menor, para violonchelo y piano
1938 Cuarteto nº 1 en Do mayor, Op. 49
1940 Quinteto con piano, en Sol menor, Op 57
1940 Tres piezas para violín solo (Originalmente, Op. 59) (Partitura perdida o destruida)
1941 Polka en Fa sostenido menor, para dos arpas (transcripción de una obra de Balakirev)
1944 Trío nº 2 en Mi menor, Op. 67 para violín, violonchelo y piano
1944 Cuarteto nº 2 en La mayor, Op. 68
1946 Cuarteto nº 3 en Fa mayor, Op. 73
1949 Marcha alegre en Do mayor, para dos pianos (Originalmente, Op. 81)
1949 Cuarteto nº 4 en Re mayor, Op. 83
1952 Cuarteto nº 5 en Si bemol mayor, Op. 92
1953 Concertino en La menor, Op. 94 para dos pianos
1954 Tarantella, para dos pianos
1956 Cuarteto nº 6 en Sol mayor, Op. 101
1960 Cuarteto nº 7 en Fa sostenido menor, Op. 108
1963 Preludio en Re bemol mayor, para dos pianos (transcripción del nº 15 del Op.87)
1964 Cuarteto nº 9 en Mi bemol mayor, Op. 117
1964 Cuarteto nº 10 en La bemol mayor, Op, 118
1966 Cuarteto nº 11 en Fa menor, Op. 122
1968 Cuarteto nº 12 en Re bemol mayor, Op. 133
1968 Sonata Op. 134, para violín y piano
1970 Cuarteto nº 13 en Si bemol menor, Op. 138
1972/3 Cuarteto nº 14 en Fa sostenido mayor, Op. 142
1974 Cuarteto nº 15 en Mi bemol menor Op 144
1975 Sonata Op. 147, para viola y piano

Transcripciones camerísticas de obras de Shostakovich debidas al propio compositor

1929 Polka de La edad de Oro (para piano a cuatro manos -1962-)
1933 Concierto para piano nº 1 (para dos pianos)
1934-6 Sinfonía nº 4 (para dos pianos -1946-)
1945 Sinfonía nº 9 (para dos pianos)
1947-8 Concierto para violín nº 1 (para violín y piano)
1950-1 Preludio nº 15 en Re bemol mayor, de los Veinticuatro preludios y fugas, Op. 87 (para dos pianos, -1963-)
1953 Sinfonía nº 10 (para piano a cuatro manos)
1955 Tarantella, de la película El Tábano (para dos pianos)
1958 Concierto para piano nº 2 (para dos pianos)
1957 Sinfonía nº 11 (para piano a cuatro manos)
1959 Concierto para violonchelo nº 1 (para violonchelo y piano)
1960 Campanas de Novorossiysk (para dos pianos)
1960-1 Sinfonía nº 12 (para piano a cuatro manos)
1962 Sinfonía nº 13 (para dos pianos a cuatro manos)
1966 Concierto para violonchelo nº 2 (para violonchelo y piano)
1967 Concierto para violín nº 2 (para violín y piano)
1967 Poema sinfónico Octubre (para dos pianos)
1971 Sinfonía nº 15 (para dos pianos)

Transcripciones camerísticas de obras de Shostakovich debidas a otros autores

1958 Tres dúos, para dos violines, con acompañamiento optativo de piano (adaptación de Konstantin Fortunatov a partir de composiciones para cine y teatro)

d 1960 Cuatro valses, para flauta, clarinete y piano (Adaptación de Lev Atoumian, a partir de composiciones para cine y ballet)

Transcripciones de Cuartetos de Shostakovich debidas al compositor

1949 Cuarteto nº 4 (para dos pianos a cuatro manos)

Transcripciones de Cuartetos de Shostakovich debidas a otros autores

1956 Cuarteto nº 3 (Rudolf Barshai, para cuerdas y viento, con el título Sinfonía Op 73a)
1962 Cuarteto nº 8 (Rudolf Barshai, para orquesta de cuerdas, con el título Sinfonía de Cámara Op.110a)
1964 Cuarteto nº 8 (Abraham Stassevich, para timbales y cuerdas, con el título Sinfonietta)
1965 Cuarteto nº 10 (Rudolf Barshai, para orquesta de cuerdas, con el título Sinfonía para Orquesta de Cuerdas Op. 118a)
? Cuarteto nº 8 (Lazar Gozman, para orquesta de cámara)
? Cuarteto nº 8 (Saulis Sondeckis, para orquesta de Cámara)


Subir