menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Ciclos de Miércoles:

Introducción

¿No nos hemos olvidado demasiado y, por supuesto, injustamente, de Rodolfo Halffter? Esta es una pregunta que siempre que repasamos el nomenclátor de los compositores de la España contemporánea, brota de inmediato. Dejemos a un lado su exilio como consecuencia de nuestra guerra civil, principal motivación de tamaño absurdo... Con sinceridad: ¿no comenzó a olvidarlo el propio Adolfo Salazar, eclipsado -y esta es la palabra que resulta más iluminadora - por la indiscutible valía de su hermano Emesto? Sea como fuere, el olvido se produjo entre nosotros, con toda la importancia de una figura que es, pudo serlo por lo menos, auténtico puente generacional en el terreno de la creatividad musical de nuestro siglo.
Por ello, cualquier referencia -no ya homenaje justificadísimo- a la figura de Rodolfo, la estimo como muy oportuna, merecida y aleccionadora. Fue, ello es bien cierto, un verdadero autodidacta, pero el dato no puede, ni debe, ser tomado al pie de la letra por quienes, sin preparación debida, lo esgrimen como justificación de su exiguo bagaje técnico, arremetiendo a la vez con el valor de nuestros centros de enseñanza; esto es harina de otro costal. Porque Rodolfo Halffter es una personalidad formada muy seriamente en el aprendizaje más costoso, más provechoso, si lo practica alguien con verdadero talento, en el que se deriva de los libros y los consejos. Cuando aprendía buscaba con ansia aquí y acullá, en aquellos volúmenes de asequible o difícil adquisición y, además, no lo olvidemos, se llegaba a Falla para solicitarle su consejo, orientación que fue capital para toda su carrera.
nouvelle", el famoso librito que Manuel de Falla adquirió en un puesto de viejo de la Cuesta de Moyano madrileña y le llevó al concepto de la 'politonalidad aparente" - manipulación de la disonancia con apoyo en el fenómeno físico-armónico de la disonancia-, viene a ser algo consustancial en la obra entera de Rodolfo Halffter, desde sus tempranas Dos Sonatas de El Escorial hasta la Secuencia, publicada hace unos meses tan sólo, por no referirme nada más que a su parcela pianística. Sus tres maneras compositivas o procedimientos, tonal, politonal y dodecafónico (con la inclusión del elemento aleatorio espacial), no le harán olvidar lo explicado por aquel teórico francés del XIX, Louis Lucas, asimilado por Falla con plena convicción y seguridad. Esta constante en la factura del piano de Rodolfo Halffter - que es la que ahora me ocupa aquí-, de sesgo reflexivo, se entremezclará con otra que viene a ser común para todos: la alusión neoclasicista y scarlattiana, de indeleble tinte y que no sólo es de marcada huella contrapuntista y estructural, sino que llega a la alternativa rítmica de lo binario y lo ternario. Lo popular español que, dentro de un círculo de apasionado interés, imprime carácter a la obra del granclavecinista italiano.
Pero, volvamos a aquel aludido olvido de Rodolfo Halffter y de su obra. Muchos (¿o pocos?), hemos contribuido a aliviarlo en aquella medida que nos fue dado lograrlo; su "resurrección" se produjo en fechas o acontecimientos musicales que no es preciso señalar, porque resultan bien conocidos y su realidad es harto evidente. Que la Fundación Juan March, quiera rendirle homenaje en el 80 aniversario de su nacimiento ("al lado del Lhardy", en Madrid, el 30 de Octubre de 1900), resulta algo de incuestionable valía; que lo haga en estas dos sesiones que comprenden casi todo su piano -sólo no escucharemos Naturaleza muerta con teclado, Preludio y Fuga, Danza de Avila, Invención a dos voces (Homenaje a Carlos Chávez) y Para la Tumba de Lenin (Variaciones elegiacas)- confiado a Perfecto García Chornet, siempre interesado por la obra halffteriana, "especialista" en su teclado, enriquece sobremanera nuestro cotidiano vivir musical, además de contribuir a paliar tamaño olvido.
Julián Marías me hizo honor al redactar un admirable prólogo para mi libro más reciente (apareció el último verano en Música en Compostela), titulado "Rodolfo Halffter (Su obra para piano)". De este volumen, como no podía ser menos, entresacaré aquellos datos más importantes, con ánimo de enmarcar, debidamente, como han de procurarlo todas las notas a un programa, las obras que se interpreten en estas dos sesiones. Nuestro filósofo admirado, luego de referirse a ese gran capitulo de la "generación que suele llamarse 'de 1927', cuando se habla de poetas", a la que en lo musical pertenece Rodolfo Halffter, finaliza afirmando que la trayectoria de nuestro gran compositor "es ya larga y particularmente valiosa..., todavía parece tendida, abierta con porvenir. Acaso podamos esperar sus notas más puras e intensas". La esperanza es sincera, cuando sabemos que el "redescubrimiento" de Rodolfo se hace desde la base del subido interés que nos merece su obra entera que, no lo olvidemos, no es tan sólo su piano hermoso, sino también sus ballets, canciones, páginas corales y camerísticas, sinfónicas, etc.
Agradezco que la Fundación Juan March me haya solicitado estas notas. Así, pues, desde mi libro las extracto a continuación; con lo cual, una vez más, escribo sobre Rodolfo Halfifer, contribuyo al merecido homenaje y, entre todos, ponemos de relieve una obra interesante que, sin duda alguna, ocupa un lugar en la historia de la música contemporánea española.

Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/