menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Conciertos del Sábado:

Introducción

El dúo formado por el violín y el piano es de los más fecundos en el repertorio de la música de cámara, a pesar de la dificultad que objetivamente existe al intentar mezclar dos instrumentos tan dispares.

Los dos son cordófonos, pero ya en la manera de obtener sonidos de las cuerdas muestran sus diferencias. El violín es de cuerda frotada (a veces pinzada con los dedos para hacer pizzicatos) mientras que el piano es de cuerda percutida. El violín es instrumento de entonación libre, lo que quiere decir que el tañedor puede modificar fácilmente los sonidos en búsqueda de la afinación ideal, mientras que el piano es de entonación fija y excesivamente cuadriculada. EL violín es instrumento monódico, aun cuando pueda emitir sonidos simultáneos, mientras que el piano es por esencia instrumento polifónico.

Todas estas circunstancias tienen como consecuencia dos tipos de sonidos que se mezclan con alguna dificultad. Ese obstáculo inicial ha sido salvado muy brillantemente por los compositores, quienes han aprovechado las diferencias para acentuar con más resolución los contrastes inherentes a todo dúo.

El ciclo gira en torno a la forma clásica por excelencia de la música de cámara y por sus aledaños: la Sonata bitemática en varios movimientos. y está ordenado cronológicamente. A pesar de que los nombres de los compositores son muy conocidos, el ciclo ofrece obras que raramente se escuchan, como una de las Sonatinas de Schubert, las Sonatas de Mendelssohn y Schumann, las Sonatinas de Bartók y Martinu.
Finalizamos con un programa español con obras de nuestro siglo que van desde los últimos nacionalismos a los maestros de la música actual. Escuchadas después de las anteriores podrá apreciarse mucho mejor la carga de originalidad que tienen, pero también el peso de una tradición multisecular que no puede ser ignorada. Una sola obra, la de Claudio Prieto, se escapa al concepto del ciclo, ya que el violín dialoga consigo mismo.

Por último, al agradecer el esfuerzo de los intérpretes, no queremos dejar de anotar que este año está celebrando Víctor Martín, el excelente concertino de nuestra Orquesta Nacional, sus primeros cincuenta años. Al reciente concierto de música concertante española que interpretó en el Auditorio Nacional con su propia Orquesta, tan celebrado por todos, se une este ciclo en el que va a repasar, acompañado por Miguel Zanetti, algunas de las obras de más empeño escritas para el violín. Nuestra más cordial enhorabuena.

Subir