menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Conciertos del Sábado:

Introducción

En algunas de las imágenes que hemos podido contemplar en la exposición Tesoros del arte japonés. Período Edo (1615-1868), que ahora se clausura, la música tradicional japonesa ha hecho acto de presencia junto a otros aspectos de la cultura de aquel país. Muchos se habrán preguntado cómo sonarían esas voces e instrumentos, cuáles son los colores sonoros del paisaje musical japonés.

Gracias a la gentil colaboración de la Fundación Japón, y a los eficientes servicios culturales de la Embajada del Japón en Madrid, podemos ofrecer algunas bellas respuestas a estos interrogantes.

De los cuatro grandes tipos instrumentales de la música de aquel país, quedan fuera de nuestros programas los del tipo laúd-vihuela, como la familia del laúd de cuatro o cinco cuerdas que ellos llaman Biwa, y el de tres cuerdas, Shamisen. Parcialmente fuera, puesto que algunos rastros de su música han sido acogidos en las obras interpretadas, como la deliciosa recreación de la enamorada del Príncipe Genji, la bella joven Yugao, con la que comienzan estos conciertos y que pertenece al género lírico (jiuta) de la música shamisen adaptada luego para la música de la cítara que ellos llaman Koto.

Es este instrumento y la flauta de bambú
Shakuhachi los que protagonizan esta pequeña muestra que pretende dar una nueva perspectiva a la contemplación de los tesoros japoneses que hemos tenido el honor de presentar en nuestras salas de exposiciones. Antes de escucharlos, les ofrecemos algunos datos sobre estos instrumentos y los repertorios musicales que han generado.

MÚSICA DE SHAKUHACHI

El Shakuhachi es una flauta vertical de bambú de color castaño. Su longitud varían, si bien la normal tiene 1,8 pies japoneses (54,4 cm.) y el diámetro exterior mide entre 3,5 y 4 cm. Posee cinco orificios para los dedos: cuatro en la parte anterior y uno en la posterior, cerca de la embocadura. Dichos orificios proporcionan una escala de cinco notas, si bien otros sonidos pueden producirse por medio de la digitación, tapando parcialmente los orificios y variando el ángulo de los labios con respecto a la embocadura. El tipo de sonidos es un elemento importante de esta música.

El Shakuhachi actual apareció en Japón alrededor del siglo XVI, aunque dos antecedentes fueron introducidos desde China en los siglos VIII y XV. Los monjes mendicantes de la Secta Fuke del budismo Zen tocaban el Shakuhachi como ejercitación espiritual. Un Samurai perteneciente a un templo, llamado Kurosawa Kinko (1710-1770) modificó la música religiosa de los monjes de Fuke y la elevó a la categoría de estilo artístico.


MÚSICA DE KOTO

El Koto es una larga cítara de 185 cm. de longitud y 48 cm. de ancho. La caja está hecha de dos planchas de madera de paulonia, la superior más gruesa y la inferior más fina. La plancha superior está ahuecada por la parte posterior para proporcionar un orificio alargado para el sonido. Trece cuerdas de seda están tendidas entre dos puentes sujetos a ambos extremos de la caja. El músico presiona y puntea las cuerdas con tres plectros de marfil fijos a los dedos pulgar, índice y medio de la mano derecha. Las trece cuerdas se afinan por medio de los puentes de marfil, uno para cada cuerda. La afinación varía según las escalas, las cuales están basadas en cinco escalas tonales, con o sin semitonos. Presionando la cuerda sobre la parte izquierda se producen otros sonidos distintos de los que genera la afinación. El timbre de las cuerdas de seda hechiza los oídos japoneses.

La música de koto fue fundada por Yatsuhashi Kengyo (1614-1685), un músico ciego que perteneció a una organización social para la protección de personas ciegas. El término Kengyo significa el máximo rango oficial en la organización. La mayoría de los músicos profesionales de koto han sido hombres ciegos, hasta mediados del siglo XIX; sin embargo, hoy hay más mujeres intérpretes de koto, instrumental y vocalmente, que han desarrollado diferentes estilos. La adaptación del Shamisen, un alargado laúd de tres cuerdas, contribuyó al desarrollo de estilos y escuelas. Hoy en día las dos escuelas principales son : Ikuta y Yanada. El koto procede de la antigua China.

Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/