menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Ciclos de Miércoles:

Introducción

Son ya numerosos los ciclos que hemos dedicado a la música barroca, tanto a sus principales compositores como a determinadas escuelas (El barroco francés, La Venecia de Vivaldi...). Hace un año asediábamos, a través del ciclo titulado Música galante, el final del período barroco y tratábamos de ordenar los conceptos estilísticos de una época especialmente conflictiva. Mucho más complicado aún es tener las ideas claras en torno a los comienzos del barroco musical. Para ello, desde hace ya bastantes años, no basta con establecer sus diferencias con el estilo renacentista.

Siguiendo a los historiadores del arte o, más tímidos, a los de fa literatura, es necesario rastrear un largo período en el que la música europea fue abandonando poco a poco la magnífica serenidad del clasicismo renaciente y descubriendo nuevas vías que acabarían confluyendo en el barroco temprano. Es una época que vio nacer muchas novedades y en la que los músicos más innovadores experimentaron nuevas formas de expresión. Y todos, aunque sea para negarlo, hemos convenido en utilizar el término de -manierismo» para referirnos a este momento histórico.

El problema es que no hubo en líneas generales un desarrollo lineal de los acontecimientos y que, durante largas décadas, coexistieron en el tiempo músicos aún renacentistas con músicos manieristas o ya decididamente barrocos. Manejamos aún fechas muy diferentes para acotar el nacimiento del manierismo en general, y el musical más en concreto. Desde el Saco de Roma, todavía en el primer tercio del siglo XVI; hasta bien avanzado el siglo XVII; es posible encontrar matices manieristas en determinadas músicas. Más aún, determinados compositores recorrieron a lo largo de su vida los tres estadios, y no siempre en el orden más lógico de la cronología estilística.


d Este ciclo intenta aclarar la situación a través de un buen ramillete de obras instrumentales italianas, pues fue en Italia donde los músicos se plantearon los principales problemas; pero también españolas, inglesas, holandesas y germánicas. No es caprichosa la elección, pues fueron los músicos instrumentales quienes, por razones «manieristas», lograron por vez primera que los instrumentos sonaran cada vez más independientes de los modelos vocales
.

F.J.M.

Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/