menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Ciclos de Miércoles:

Introducción

A lo largo del año 2000 todo el mundo musical ha conmemorado el 250 aniversario de la muerte en Leipzig de Johann Sebastian Bach. La Fundación Juan March empezó el año con un breve ciclo titulado Bach en el siglo XX, en el que tratábamos de demostrar la pervivencia de su música en los más excelsos compositores de la centuria que ahora termina. Y antes de que ello ocurra, deseamos finalizarla con otra muestra de la inmortalidad de la música de Bach, aunque esta vez mostramos los mecanismos mediante los cuales se ha logrado esa pervivencia.

En efecto, deseamos presentar tres ejemplos de cómo se han oído algunas obras de Bach en instrumentos y sonoridades muy distintas a como él las creó, contribuyendo así a su popularización. Aunque las vamos a oir en orden inverso al cronológico, el ejemplo más antiguo es el de Franz Liszt, tan generoso con Bach como con otros muchos compositores y a quien homenajeó en diferentes obras suyas: Ahora escucharemos las transcripciones para piano de 6 Preludios y fugas para órgano, una colección escrita entre 1842-1850 y publicada dos años más tarde; lo que en el original está escrito para tres teclados (dos manuales y el pedalero) lo tienen que hacer ahora las dos manos del pianista. Seguiremos con las muy ingeniosas transcripciones que otro bacchiano ilustre, Max Reger, hizo de las Cuatro suites orquestales, publicadas en 1907 (un año antes había hecho lo mismo con los Conciertos de Brandenburgo. Y terminaremos con la que, ya en nuestros días, ha realizado para trío de cuerdas Dmitry Sitkovetsky de las Variaciones Goldberg, dedicándolas a la memoria del pianista canadiense Glenn Gould, que tan admirablemente las "transcribió"para piano del original clavecinístico.

Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/