menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario

Wagner y su círculo

9, 16, 23 y 30 marzo 2011
Ciclos de Miércoles:

Introducción

Pocas figuras como Richard Wagner han resultado tan influyentes en la historia de la música, trascendiendo su propia época. Este ciclo explora la rica trama de relaciones estéticas trabadas entre Wagner y su círculo entendido en un sentido amplio: sus colegas de generación (Liszt o Brucker), sus inmediatos seguidores (Reger o Wolf) y sus modelos heredados del pasado, ejemplificado en el arreglo que el propio Wagner realizara de la Novena Sinfonía de Beethoven.

Con la excepción de Bach, y en menor medida de Beethoven, ninguna otra figura como Richard Wagner ha resultado tan influyente en la historia de la música. Compositor de una compleja personalidad, una gran ambición intelectual y unas visionarias dotes compositivas, podría decirse con propiedad que Wagner alteró el trascurso musical del siglo XIX y, de modo particular, la historia de la ópera. Su programa de reforma operística, aunque no llegó a realizarse hasta sus últimas consecuencias, supuso un tratamiento novedoso de la orquesta y las voces, así como una nueva concepción del leitmotiv como representación de personas, objetos, ideas o estados anímicos en la organización de los materiales musicales. Promovió, pues, una reforma dramatúrgica de calado acompañada de un programa conceptual y estético muy fundado, en buena medida inspirada en la filosofía del alemán Arthur Schopenhauer. Una propuesta de esta naturaleza no dejó indiferente ni a sus contemporáneos ni a la posteridad, dando lugar a una apasionada corriente de culto wagneriano ya desde finales del siglo XIX que no estuvo exenta, en ocasiones, de una carga ideológica y política distorsionada.

Este ciclo explora la rica trama de relaciones estéticas trabadas entre Wagner y su círculo entendido en un sentido amplio: sus colegas de generación, sus inmediatos seguidores y sus modelos heredados del pasado. Entre los primeros se encuentra en lugar preferente Franz Liszt; ni siquiera el matrimonio de su hija Cosima con Wagner, un enlace que Liszt trató de evitar, impidió la admiración recíproca entre ambos compositores. La adoración que profesó por Wagner otro notable contemporáneo como Anton Bruckner —un autor, sin embargo, que no escribió óperas— se hace patente en la dedicatoria de su Sinfonía nº 3 y en el estrecho contacto que los dos autores mantuvieron durante décadas. Por su parte, Reger y Wolf, en el ámbito germánico, y Dukas, en el francés, son claros ejemplos de compositores de la generación posterior a Wagner que se sintieron cautivados por el lenguaje wagneriano, pese a que todos ellos supieran desarrollar su propio estilo compositivo. Los pasajes más famosos de sus óperas, de gran fuerza melódica y armónica, han sido objeto de múltiples transcripciones, una selección de las cuales se podrán escuchar en este ciclo.

Pero incluso una figura tan poderosamente original como Wagner tuvo una herencia musical que moldeó y configuró su concepción musical, en particular en los primeros años. Y la principal influencia que recibió, al igual que el resto de los compositores del siglo XIX, fue Beethoven y su colosal obra, erigida ya entonces como un monumento de genialidad. En este contexto se explican no solo los conciertos de Wagner dirigiendo sinfonías de Beethoven, sino también la minuciosa transcripción para solistas, coro y piano que hiciera de la Sinfonía nº 9 —con la que se abre este ciclo— y el amplio texto que con el título Eine Pilgerfahrt zu Beethoven (Una peregrinación a Beethoven) escribiera en 1840.

Vídeos relacionados
Ver vídeo: Wagner y su círculo
Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/