menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario

Joseph Haydn

13, 20, 27 octubre y 3 noviembre 1982
Ciclos de Miércoles:

Introducción

 

Hace algunos años Haydn era todavía músico no habitual en los programas de conciertos. Nadie discutía su fama y su puesto de honor en la historia de la música pero, al menos en los países latinos, se le consideraba un «monstruo sagrado» sin apenas contactos con el mundo moderno. Se le citaba como antecesor de Mozart, como «el pedestal» de la estatua de Beethoven... pero su música no se escuchaba. Afortunadamente los tiempos están cambiando, y en este año, en el que celebramos el 250 aniversario de su nacimiento en 1732, festivales de todo el mundo programan conciertos monográficos dedicados a Haydn. Habiendo presentado en nuestros ciclos las principales composiciones camerísticas de Beethoven (las Sonatas para violín y piano en enero de 1980; las Sonatas para piano en abril-junio de 1980; las de violoncello y piano en febrero de 1981; y los Tríos con piano en marzo de 1982) y la integral de las Sonatas para tecla de Mozart (mayo de 1982), creemos que éste es un buen momento para dedicar un ciclo al «padre» del clasicismo vienés. Haydn es importante en todo lo que hizo pero, especialmente, en su música instrumental, lo que era una novedad en la historia de la música, hasta entonces volcada en la primacía de la música vocal. Haydn heredó los esquemas instrumentales del barroco, evolucionó con ellos y los llevó a un nivel de perfección altísimo. Hemos escogido por ello las principales formas instrumentales de Haydn y de todo el clasicismo como hilo conductor del ciclo: sonatas para piano, tríos, cuartetos, sinfonías y conciertos. Hemos querido también recordar, aunque sea mínimamente, la especial recepción que Haydn tuvo en España ya en su misma época. Obras no catalogadas hasta ahora y que se conservan en manuscritos españoles y el leve recuerdo para «Las siete palabras» que Haydn creó para el oratorio de Cádiz, servirán para rememorar una época de la historia de España en la que sus nobles se dejaban retratar por Goya con una partitura de Haydn en las manos (el Duque de Alba), los embajadores del rey y de algunos aristócratas (los Osuna-Benavente) acuciaban a Haydn para que rompiera su contrato con los Esterházy y los cabildos religiosos le encargaban obras. Si en España ésto es excepcional, lo fue también en toda Europa: El milagro de Haydn consistia en convertirse, desde su retiro de la campiña austríaca, en la conciencia musical de la Ilustración europea, desde Cádiz hasta San Petersburgo.

Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/