menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Ciclos de Miércoles:

Introducción

El tercer centenario del nacimiento de Johann Joachim Quantz nos proporciona el pretexto inicial para este ciclo. Pero nos ha parecido más interesante centrarlo no en la figura del extraordinario flautista, compositor y teórico, sino en la de su patrono y mecenas, Federico II de Prusia, Federico "el Grande", cuya pasión por la música convirtió a Berlín en una de las grandes capitales de la música europea de su tiempo, capitalidad que ha seguido manteniendo hasta nuestros días. El ciclo comienza con el acontecimiento musical más importante sucedido en aquella corte, la visita de Juan Sebastian Bach en 1747 (tres años antes de su muerte) a instancias de su hijo Emanuel, músico acompañante de la cámara del Rey. Las improvisaciones que allí hizo sobre el tema musical que le proporcionó el mismo Rey (flautista consumado y compositor estimable) cristalizaron meses después en una de sus obras más importantes, la Ofrenda musical, uno de los decálogos del contrapunto junto a El arte de la fuga. Pero los gustos del Rey y de sus consejeros músicos iban por otros caminos menos severos, los de la música galante, y a pesar del esfuerzo del viejo Bach por complacerles en la Triosonata que incluyó en la obra, su visita no tuvo las consecuencias esperadas. Si J. S. Bach y su excelso dominio del contrapunto les pareció una mera curiosidad erudita, tampoco Rey y consejeros aúlicos apreciaron convenientemente la obra del mejor compositor que, con Franz Benda, tuvieron entre ellos, la de Carlos Felipe Emanuel Bach, quien acabó marchándose a Hamburgo para poder bucear con más libertad en los nuevos caminos del "estilo sensible". Entre padre e hijo, oiremos algunas de las músicas galantes que se oían con más placer en aquella célebre corte, incluyendo naturalmente algunas de las Sonatas del propio Rey.

Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/