menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Lunes Temáticos: Leipzig 1840. La emancipación del lied

Introducción

Con el predominio absoluto de Alemania en la creación musical, Leipzig desbanca, desde  los primeros años del siglo XIX, a París, Londres o Viena como centro del comercio de partituras. El año 1840 es clave en la aportación de Robert Schumann al género del lied. Junto a él, es notable la producción en torno a ese año y en este género de su esposa Clara Wieck, de Robert Schubert y de Felix Mendelssohn.
Que en los primeros años del siglo XIX Leipzig desbancara a París, Londres y Viena como centro del comercio de partituras resultaría una premonición. No puede decirse que las cortes alemanas no hubieran jugado un papel destacado en las etapas anteriores, con Mannheim, Berlín o Hamburgo como algunos de los principales focos de composición. Pero fue durante el XIX cuando Alemania acabaría logrando un predominio absoluto en la creación musical, una posición cuyas consecuencias son todavía hoy palpables en la sala de conciertos. Hacia 1840, Leipzig, conectada ya por ferrocarril, contaba con cerca de 50.000 habitantes y una intensa vida musical basada en las capillas de las iglesias de Santo Tomás y San Nicolás, un teatro con capacidad para 500 personas, los editores Breitkopf & Härtel y Peters (todavía hoy en activo), la revista especializada Neue Zeitschrift für Musik, editada por Robert Schumann y la orquesta de la Gewandhaus con más de medio siglo de existencia. Entre 1835 y 1847, Felix Mendelssohn se encargó de dirigirla, convirtiéndola en una de las mejores de Europa e impulsando los míticos “Conciertos históricos” centrados en la recuperación –con la sonoridad de la orquesta romántica del momento– de Johann Sebastian Bach, tan íntimamente ligado a la ciudad. Meldelssohn también promocionó con intensidad la obra de sus contemporáneos estrenando, por ejemplo, tres de las cuatro sinfonías que compusiera su amigo Schumann, instalado en Leipzig junto a su mujer, la pianista de fama internacional Clara Wieck. El año 1840 resultó clave para la trayectoria compositiva y personal de Schumann. En el mes de septiembre contrajo matrimonio con Clara (con la oposición frontal del padre de ésta y maestro de aquél), quien sería una inagotable fuente de estímulo musical y seguridad emocional tan necesaria para la inestabilidad de Robert. Estos meses de felicidad le permitieron concentrarse en la composición de lieder, dando lugar sólo en este año a la mitad de su extenso catálogo de canciones. De entonces datan, entre otros, los ciclos Myrthen Op. 25, Frauenliebe und –leben Op. 42 y Dichterliebe Op. 48, además de los Liederkreis Op. 39. A diferencia de otras obras, la coherencia narrativa de los Liderkreis puede atribuirse al propio compositor quien, en vez de tomar un ciclo poético concebido como tal, seleccionó distintos poemas de Joseph von Eichendorff (1788-1857). El resultado final es una sucesión de estados anímicos estáticos y contemplativos, casi trascendentales, sutilmente unidos por la reutilización de motivos o acompañamientos pianísticos. La aportación de Schumann, junto a la de su admirado Schubert, transformó la consideración del lied desde el género menor que  había sido considerado hasta su definitiva consagración como delicada y perfecta armonía entre música y poesía.

Las aportaciones al género de Clara Schumann y Felix Mendelssohn, ambos niños prodigio de enorme talento musical, son menos conocidas. En el catálogo de la primera, centrado en obras para piano de carácter virtuosístico o didáctico, se incluyen diez lieder sueltos y tres ciclos, en su mayoría compuestos en la década de 1840 (quizá emulando a Robert), como los op. 12 y 13. Para un compositor más versátil y prolífico como Mendelssohn, el lied también ocupó un cierto espacio en su extenso catálogo con más de 130 obras. Eichendoff también fue un poeta admirado por Mendelssohn, como confirman Das Waldschloss, Es weiss und rät es doch keiner y Wanderlied, compuestos entre 1835 y 1842. El hecho de que el primero fuera publicado por primera vez en 1838 en la revista que dirigía Robert Schumann es otra muestra más de la comunión personal y espiritual de estos autores que hicieron de Leipzig la cuna de la definitiva emancipación del lied.
Fecha: 1 marzo 2010
Lugar: Salón de actos de la Fundación Juan March
Hora: 19:00 horas
Intérpretes:
Entrada libre

CICLO: El sonido de las ciudades

Programa en PDF de "El sonido de las ciudades"

Programa del ciclo:

Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/