menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Lunes Temáticos: Nueva York 1945. La música clásica y el jazz

Introducción

Nueva York  en 1945  es la última etapa de este recorrido por  la historia urbana de la música. La elección de esta ciudad se debe sobre todo a que constituye una metáfora de los cambios radicales del mundo actual. El programa de este concierto que cierra el ciclo “El sonido de las ciudades” trata de recrear la influencia recíproca del  jazz y ciertos compositores de la hoya llamada “música clásica”.
Las consecuencias devastadoras de la Primera Guerra Mundial en el campo social y político, así como la irrupción de las vanguardias en el terreno artístico, anunciaban premonitoriamente el rumbo del siglo que entonces comenzaba. Si la historia de la música hasta el siglo XX puede narrarse, al menos en sus trazos elementales, a partir del pequeño número de ciudades que han promovido las novedades de cada momento, el nuevo siglo trajo un ordenamiento completamente nuevo. Las técnicas de reproducción mecánica del sonido, las comunicaciones cada vez más veloces, la definitiva incorporación cultural de los continentes americano y asiático y la progresiva internacionalización de la vida musical han acabado por eliminar la centralidad de la que habían gozado unas pocas ciudades importantes. Ya no hay ciudad que acapare toda la atención cultural o presente en exclusividad las innovaciones musicales (ni en programación, ni en composición, ni en interpretación). En este contexto, la elección de Nueva York como final de este viaje por la historia urbana de la música no debe entenderse como un predominio musical en estas décadas, sino más bien como metáfora de los cambios radicales del mundo actual. Nueva York ha sido símbolo del mundo globalizado que difumina progresivamente las señas de identidad, de la convivencia como nunca antes de tipos de música muy distintos y de la expansión geográfica en el consumo y producción de la música, abandonando la idea de Europa como único referente.

La novedad que supuso la aparición del jazz no fue tanto el nuevo estilo compositivo que implicaba, como la capacidad para inspirar a ciertos compositores de la hoy llamada “música clásica” con sus nuevas armonías y ritmos; al mismo tiempo, el sólido bagaje técnico de ésta también dejó su huella en el jazz. Es esta influencia recíproca la que trata de recrear este programa, donde se combinan autores centrales en la tradición clásica europea de los últimos tres siglos, como Mozart, Verdi y Mahler, con compositores de jazz igualmente clásicos como Gershwin, Wallers, Parker y Ellington. No deja de ser significativo que las carreras de estos últimos cuatro músicos –en realidad también la de Mahler– pasaran en algún momento por Nueva York, cuyo papel en la historia del jazz fue decisivo a partir de la década de los veinte atrayendo los mejores músicos en busca de oportunidades para darse a conocer y desarrollando una potente industria fonográfica y editorial. Además de los autores ya citados, las figuras más importantes de la escena jazzística en sus distintas corrientes y estilos decidieron asentarse en esta ciudad, como Louis Amstrong, Scott Joplin y Benny Goodman, Las consecuencias devastadoras de la Primera Guerra Mundial en el campo social y político, así como la irrupción de las vanguardias en el terreno artístico, anunciaban premonitoriamente el rumbo del siglo que entonces comenzaba. Si la historia de la música hasta el siglo XX puede narrarse, al menos en sus trazos elementales, a partir del pequeño número de ciudades que han promovido las novedades de cada momento, el nuevo siglo trajo un ordenamiento completamente nuevo. Las técnicas de reproducción mecánica del sonido, las comunicaciones cada vez más veloces, la definitiva incorporación cultural de los continentes americano y asiático y la progresiva internacionalización de la vida musical han acabado por eliminar la centralidad de la que habían gozado unas pocas ciudades importantes. Ya no hay ciudad que acapare toda la atención cultural o presente en exclusividad las innovaciones musicales (ni en programación, ni en composición, ni en interpretación). En este contexto, la elección de Nueva York como final de este viaje por la historia urbana de la música no debe entenderse como un predominio musical en estas décadas, sino más bien como metáfora de los cambios radicales del mundo actual. Nueva York ha sido símbolo del mundo globalizado que difumina progresivamente las señas de identidad, de
Fecha: 10 mayo 2010
Lugar: Salón de actos de la Fundación Juan March
Hora: 19:00 horas
Intérpretes:
Entrada libre

CICLO: El sonido de las ciudades

Programa en PDF de "El sonido de las ciudades"

Programa del ciclo:

Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/