1. Vihuela de mano y guitarra (siglo XVI)

Comenzamos la historia de la guitarra en las décadas finales del siglo XV, cuando los violeros españoles fueron configurando y perfeccionando un tipo de instrumentos de cuerda pulsada con la caja de resonancia en forma de ocho y el fondo plano, de aspecto parecido a la guitarra clásica. Los modelos más grandes y con más cuerdas (hasta 7 pares) eran llamados vihuelas y los más pequeños y con menos cuerdas (generalmente 4 pares) guitarras. Cada par de cuerdas afinadas iguales o a la octava era conocido como «orden». La cuerda más delgada, llamada «prima», solía ser única.


Afinación de vihuela
Afinación de la guitarra

Por su parte, los tañedores dejaron el plectro y comenzaron a pulsar las cuerdas directamente con los dedos, provocando una auténtica revolución. La nueva técnica posibilitó que un solo tañedor tocase simultáneamente dos o más líneas melódicas, con lo que el resultado musical se enriqueció enormemente.

Grabado del libro Declaración de instrumentos musicales, de Juan Bermudo (1555):

http://api.ning.com/files/sGlP6-ZcEYBkwr3NKM-C7si-CjLtmfnMdaK4-J*mqwmbaK-Y5yfXgvJt0iJu93AbocHZkDPl8aG7Ii8mRM*2Dtx1HPVBr9NS/bermudo_vihue_p.236.jpg

Vihuela de mano y guitarra fueron los instrumentos preferidos por la sociedad española en todos los niveles y estamentos, desde la aristocracia a los músicos callejeros, pasando por el clero, los humanistas o los poetas. En Europa, por el contrario, fue el laúd el instrumento que ocupó esta posición de privilegio. Pero como el laúd y la vihuela afinaban las cuerdas de la misma manera, el repertorio del uno valía también para la otra.


Musicus
Tañedor de vihuela esculpido como «Musicus» (1510, Catedral de Burgos).
Portada de un libro de romances
Portada de un libro de romances (c. 1525).

La imprenta (inventada a mediados del siglo XV) permitió que las obras para vihuela y guitarra alcanzasen gran difusión, incluso internacional. Para ello se empleó una notación en cifra, muy distinta de la que usaba la música vocal: las líneas horizontales representaban las cuerdas y se mostraba con números el traste que había de pisarse en cada una de ellas; en la parte superior, por encima de las líneas, se indicaba la duración de los sonidos utilizando figuras de notación convencional de la época. En el siglo XVI se publicaron en España siete libros de música para vihuela y otros dos «para tecla, arpa y vihuela». En algunos de ellos se incluyeron unas pocas piezas para guitarra. Una constante en las publicaciones para instrumentos punteados hasta tiempos muy recientes ha sido que los autores eran habitualmente también tañedores de los instrumentos.


1.1 Alonso Mudarra (c. 1510 - 1580). Romanesca o Guárdame las vacas

Las seis primeras obras conocidas para guitarra aparecieron impresas en los Tres libros de música en cifra para guitarra (Sevilla, 1546), del canónigo Alonso Mudarra. Al ser instrumento de más cortas posibilidades que la vihuela, por tener menos cuerdas, la guitarra exige mayor destreza al tañedor que pretenda conseguir resultados de calidad.

Guárdame las vacas es una breve cancioncilla popular conocida en toda España que contiene un diálogo amoroso entre una pastora y un pastor:

Partitura de Guardame las vacas

Muchos compositores se apoyaron en esta sencilla melodía para elaborar desarrollos distintos con notas de adorno y pasajes ornamentales. Al arte de crear variantes sobre temas conocidos se le llamaba componer diferencias. Casi todos los vihuelistas compusieron series de diferencias sobre Guárdame las vacas. Mudarra añade en sus diferencias dos compases más, de modo que el esquema se asemeja mucho a una canción italiana conocida como La Romanesca; de ahí el título que puede leerse en la esquina superior izquierda de la edición original. La práctica de componer diferencias se mantuvo durante mucho tiempo en la música instrumental española.

Actividad II.1: Romanesca o Guárdame las vacas

  • Escucha esta obra en la versión de Juan Carlos Rivera y síguela en la partitura ayudado por tu profesor. Aquí solo está transcrita la primera diferencia, pero como el esquema armónico de todas es el mismo, se pueden seguir las restantes. Fíjate en las variantes que hay entre unas y otras:
    http://youtu.be/CZ-ZovUKLKg
  • 2. Observa la escritura en cifra: los números indican los trastes en que se pisa cada cuerda. Encima del tetragrama se indica la duración de cada nota.

Primera diferencia de la Romanesca o Guárdame las vacas, de Alonso Mudarra. Primera diferencia de la Romanesca o Guárdame las vacas, de Alonso Mudarra.


Escritura en cifra del libro de Alonso Mudarra, 1546. Romanesca o Guárdame las vacas.
Escritura en cifra del libro de Alonso Mudarra, 1546.


Escritura en cifra del libro de Luis de Narváez, 1538. Mille regretz.
Escritura en cifra del libro de Luis de Narváez, 1538.


1.2 Luis de Narváez (c. 1500–c. 1560). Canción del Emperador

Luis de Narváez fue un compositor y vihuelista granadino que durante muchos años estuvo vinculado a la corte del emperador Carlos V y su hijo Felipe II. Seguramente gracias a esa circunstancia sabía por qué Mille regretz era la canción del Emperador, pero para nosotros es un enigma sin resolver: ¿Era su canción preferida o estaba dedicada a él o… quién sabe? Se trata de una canción atribuida, aunque con dudas, a Josquin des Prés, el compositor más famoso en los primeros años del siglo XVI. Narváez la rehace totalmente en la vihuela con la técnica de la glosa, que consiste en añadir elementos de adorno a las líneas melódicas originales.

Actividad II.2: Mille regretz

  • Escucha la canción Mille regretz, de Josquin Desprez y, con ayuda de tu profesor, sigue la partitura tratando de distinguir las líneas melódicas de las voces:
    http://youtu.be/sWabVE9YHjw
  • 2. Escucha la glosa sobre Mille regretz, de Luis de Narváez e intenta seguir el comienzo en la tablatura:
    http://youtu.be/dyg-iRFsZV4

Para saber más

  • En aquella época también era habitual glosar las poesías, añadiendo nuevos versos a algún poema.
  • Otro famoso músico español, Cristóbal de Morales, utilizó la misma canción para componer una misa, que dedicó a Carlos V.
  • Narváez publicó su glosa de Mille regretz en una colección titulada Los seys libros del Delphín, de música de cifra para tañer vihuela (Valladolid, 1538). Según la mitología clásica, el delfín es un animal muy amante de la música.
  • Para más información sobre esta canción:
    http://www.veterodoxia.es/2011/04/mille-regretz/

1.3 Luis Milán (a. 1500 - d. 1561). Fantasía XI, de consonancias y redobles

Orfeo tañendo la vihuela
Orfeo tañendo la vihuela.
Grabado de El Maestro, de Luis Milán, 1536.
Podría dar la impresión de que los compositores de vihuela y guitarra del siglo XVI necesitaban apoyarse en alguna música ajena para componer las propias. Es cierto en parte, porque la originalidad total no era una exigencia para ellos. Pero también sabían componer obras totalmente nuevas y propias: las llamaban fantasías, «porque proceden de la industria y la imaginación de su autor», según dijo Luis Milán.

Luis Milán fue un caballero muy activo en la corte de los virreyes de Valencia, sobre todo en los momentos de diversión. Escribió un libro titulado El cortesano (Valencia, 1561), imitando al famoso libro del conde italiano Baltasar Castiglione, en el que cuenta varios episodios ocurridos en aquella corte. Publicó también el primer libro impreso para la vihuela: El Maestro (Valencia, 1536). En él se demuestra que la técnica de tañer el instrumento estaba muy desarrollada ya en esa fecha. El libro contiene obras para vihuela sola y para vihuela acompañando al canto.

Para más información sobre la biografía de Luis Milán: //recursos.march.es/web/musica/publicaciones/semblanzas/pdf/milan.pdf

La mayor parte de las fantasías contenidas en este libro combinan dos elementos compositivos:

  • «Consonancias»: acordes de varios sonidos simultáneos enlazados por pasajes de desarrollo lento.
  • «Redobles»: rápidas escalas ascendentes o descendentes con aspecto de improvisación.

Actividad II.3: Fantasía XI

  • Escucha con atención la Fantasía XI de Luis Milán y trata de distinguir los momentos en los que hay consonancias de aquellos en los que hay redobles:
    http://youtu.be/Na8PYig5Enw
Fantasía XI
Fantasía XI
Luis Milán
Fantasía XI para vihuela
Fantasía XI para vihuela.
Escritura en cifra de El Maestro, de Luis Milán.

Siguiente > < Atrás Subir