3.2. La música del siglo XVIII: la vuelta a lo sencillo

El término «Clasicismo» en música es bastante ambiguo, aunque tiene mucho que ver con la recuperación de los principios de la cultura clásica grecolatina antes mencionados: equilibrio, proporción, racionalidad. Normalmente el clasicismo musical se refier al periodo comprendido aproximadamente entre 1750 y 1800, años que en realidad abarcan desde una prolongación del Barroco a un proto-Romanticismo, pasando por estilos intermedios como la llamada música «Rococó» o de «Estilo Galante»3.

Al igual que sucediera en el ámbito literario, las ideas de la Ilustración también repercutieron en la música: los artistas reniegan de la superstición y abrazan una visión racionalista del universo que, sin embargo, no estará desprovista de emoción. Las artes no escaparon, sin embargo, a un cierto grado de antirracionalismo, como bien demuestran los movimientos Empfindsamkeit (Sensibilidad) en lo musical y el literario Sturm und Drang4 (Tormenta y Empuje), que buscaron intensificar la respuesta emocional del espectador.

Por oposición al Barroco, el Clasicismo buscará una simplificación de la música: líneas melódicas sencillas, menor uso del contrapunto, una estructura básica de frases antecedentes y consecuentes de 8 compases y regularidad y equilibrio entre bloques temáticos. Los compositores del clasicismo vienés son los que mejor ejemplifican este hecho; entre ellos destacan Gluck, Haydn, Mozart o el primer Beethoven. De estos principios compositivos surgen géneros como la sinfonía, el cuarteto para cuerdas o la sonata para piano que continúan vigentes en la actualidad. Asimismo, se produjeron muchos avances y mejoras en las técnicas y el diseño de instrumentos musicales, lo que afectó a la configuración de la orquesta y al empleo, cada vez mayor, del piano.

Mientras en Europa brillaban compositores como los nombrados Haydn, Mozart o Beethoven, en España la situación no resultaba tan favorable. Se trata de uno de los períodos más pobres de la música española, marcada por el dominio de la Iglesia y la hegemonía de la música italiana establecida por los Borbones en la corte. Apenas existían orquestas o teatros y los músicos españoles tenían que buscar trabajo en otros países.

Entre los músicos españoles que destacan en este periodo se encuentra Vicente Martín y Soler; y adentrándonos ya en el s. XIX, Juan Crisóstomo Arriaga —conocido con el sobrenombre del Mozart español, que murió a los 20 años— y Fernando Sor, con su música para guitarra. Aquí se puede escuchar un ejemplo de música neoclásica española, de Vicente Martín y Soler:
http://www.youtube.com/watch?v=yPrqaUL6u68


3 «Estilo galante» suele hacer referencia a ciertas obras del s. XVIII francés de talante clásico ligero.

4 Aunque la llamada a la emoción en el clasicismo no perdura más allá de 1770, la obra de los escritores del Sturm und Drang, entre ellos Goethe, y su estética antirracionalista jugará un papel destacado en el nacimiento del Romanticismo a principios del s. XIX, como veremos en el punto 4 de la guía.

Siguiente > < Atrás Subir