Home > Music > 

All concerts since 1975

Related search
  • Carlos Suriñach
  • Carlos Suriñach
  • 1915 - 1997
  • CARLOS SURIÑACH

        Hace veinte años, en el mes de enero de 1976, la Orquesta Nacional de España, dirigida por Rafael Frühbeck de Burgos interpretaba por primera vez en Madrid el Concierto para piano y orquesta, de Carlos Suriñach, con Alicia de Larrocha al piano, su dedicataria y además su "sugeridora". La obra, según el autor, estaba "basada en la escala de la música flamenca (Do sostenido-Re-Mi-Fa-Sol-La bemol-Si bemol-Do sostenido)" un estilo y un mundo sonoro que repite su presencia a lo largo de su catálogo y no ocasionalmente como sucede con otros compositores nacionalistas nacidos en Cataluña. Porque Carlos Suriñach nace en Barcelona en 1915 y se forma en el Conservatorio de la ciudad con Morera, después amplia sus estudios en el Conservatorio de Düsseldorf, la dirección de orquesta con Pabst en Colonia, composición con Trapp en la Academia Prusiana de Berlín y recibe lecciones de Richard Strauss. En 1944 dirige la Orquesta Municipal de Barcelona y la del Liceo, en 1947 se traslada a París para continuar su actividad frente a diversas orquestas y en 1951 se incorpora a la vida musical estadounidense.
        En todo ese tiempo y en el que llegaría después con centro en Nueva York, Carlos Suriñach ha mantenido un contacto intermitente con España y en 1972 le fue concedida la Orden de Isabel La Católica, pero todo ello cuando los ritmos y las referencias a elementos de la música andaluza ya eran una constante en sus obras, que abarcan casi todos los géneros. En el ballet con Ritmo jondo, en la orquesta con Sinfonietta flamenca, Drama jondo y Feria mágica, entre otras; en la música de cámara, con Tientos, y en la canción con Meditaciones flamencas o Tres canciones españolas. Un efectivo dominio técnico, una gracia especial para la orquestación y un fino sentido melódico apoyaron el éxito de muchas de estas obras que están muy por encima del "tipismo" exportable a los Estados Unidos de entonces. Sin embargo, esa doble presencia en España y en Estados Unidos le ha perjudicado a la hora de asegurar la permanencia de su música en las programaciones españolas, y por ello es más apreciable la inclusión de Flamenquerías, que no se aleja de su trayectoria principal, en esta recuperación en unos casos de títulos y en otros de títulos y compositores. Las tres secciones de estas Flamenquerías, "Soleares", "Romance" y "Sevillanas", responden, o mejor, siguen respondiendo a la definición general de su obra de Gilbert Chase: "... música que consigue un efecto de novedad, por explotar los clichés del "lenguaje español" con nuevos recursos técnicos."