Inicio > Música > 

Conciertos desde 1975

Búsquedas relacionadas
  • Julio Gómez
  • Julio Gómez
  • 1886 - 1973
  • JULIO GÓMEZ (1886-1973)
    La doble formación, como músico y como doctor en Ciencias Históricas, enmarcó la diversidad de la actividad de Julio Gómez. Si, por una parte, conseguía su doctorado con una tesis sobre un músico, Blas de la Serna, por otra se hizo cargo de la dirección del Museo Arqueológico de Toledo. Llegaría después su labor como jefe de la Sección de Música de la Biblioteca Nacional y desde 1915 hasta su jubilación, el cargo de bibliotecario del Real Conservatorio de Música y Declamación de Madrid. Y en el mismo Conservatorio fue profesor de Composición, Con una extensa nómina de compositores, investigadores e intérpretes entre sus alumnos.
        Como compositor, Julio Gómez pertenece a ese grupo de músicos españoles "raramente interpretados", pero es preciso reconocer que algo se va lo grando al menos en el mejor y más complejo conocimiento de los detalles sobre su obra. Hace diez años, en el ciclo "Música de Cámara de la Generación de los Maestros", ofrecido en este mismo salón de la Fundación Juan March, se interpretaba su Sonata para violín y piano que vamos a escuchar hoy, y en los comentarios al programa, Federico Sopeña indicaba, entre otros fallos informativos, que se desconocía la fecha de su composición. Pues bien, el dato ha sido localizado gracias a la catalogación de todas sus obras por Beatriz M. del Fresno, por encargo de esta misma Fundación.
        El primer dato curioso, si pensamos en la época, es que se trata de la única Sonata compuesta por Julio Gómez para esta u otra combinación instrumental. Después, la fecha exacta. Fue terminada el 12 de octubre de 1949 y estrenada en el Ateneo de Madrid, por Luis Antón y Enrique Aroca, el 14 de mayo del año siguiente. Y como último dato, que el segundo movimiento, Andante, procede de un "Tiempo de cuarteto", sin fecha, que no concluyó. En los cuatro movimientos imperan características de toda su música. De un lado, el lirismo, la invención melódica que está presente en su "Suite en La", su obra orquestal más conocida, junto con el poema sinfónico "Maese Pérez el organista"; o en los bellísimos "Seis poemas líricos de Juana de lbarbourou". De otro, el dominio de forma y trazado, en el que fluye la gracia imaginativa para acercar la perfección técnica al oído, la que Federico Sopeña describía como "buena escritura pianística" de quien "prefería el Beethoven de las sonatas al de los cuartetos", aunque el catálogo de Julio Gómez presente tres experiencias en esta última forma, entre las que cuenta como principal su "Cuarteto plateresco".
        Don Julio -como era llamado por alumnos y amigos- dejó las huellas de su buen hacer musical en algo más de cien obras y en las enseñanzas de su clase de composición; de su sentido lírico dan fe sus canciones, con acompañamiento de piano o de orquesta, y sus más de veinte incursiones en el teatro, con tonadillas, escenas, zarzuelas y óperas, que tuvieron diversa fortuna, aunque un grupo importante no llegó a estrenarse, y también esta hermosa Sonata en Si menor para piano y violín en la que asoman leves referencias del movimiento nacionalista del que Julio Gómez formaba parte en intencionado equilibrio con el posromanticismo.